jueves, 30 de octubre de 2008

BUSH: EL HITLER MODERNO

El gobierno de GANA-Berger tocó las fanfarrias del servilismo burgués al recibir el 11 y 12 de marzo de George W Bush, el mayor terrorista que ha conocido la historia mundial, gobernante de Estados Unidos, el imperio más sanguinario, genocida y expoliador que jamás haya existido.

Para el Pueblo guatemalteco, Bush no solamente representa al imperio que contribuyó al genocidio y etnocidio en nuestro país, sino el poder que ha intervenido económica, política, ideológica y militarmente para derrocar gobiernos democráticos como el de Jacobo Árbenz Guzmán en 1954, para impulsar la represión masiva de nuestro pueblo y para sostener gobiernos militares, burgueses y serviles, entre los que sobresalen los de Ríos Montt, Lucas García, Mejía Víctores, Alvaro Arzú, Alfonso Portillo y el mismo Oscar Berger.

Bush representa la imposición de un TLC que vendrá a empobrecer aún más a nuestro pueblo. Representa la ocupación militar de nuestro territorio que, con la justificación de ayudar al desarrollo y com-
batir el narcotráfico, está asegurando inmensas riquezas minerales y energéticas que se encuentran en nuestro país, especialmente en departamentos como Petén, Zacapa, Izabal y San Marcos. Representa la construcción del muro que trata de impedir la búsqueda de una vida digna y representa la política antiinmigrante y la deportación masiva de nuestros familiares.

Para el mundo y para el pueblo guatemalteco, Bush es sinónimo de terror, expoliación, opresión, odio religioso y cultural, engaño, corrupción, represión, imposición, etc.

En el mundo y en Guatemala, Bush no es más que el Hitler moderno.

Por esas razones repudiamos la llegada del mayor dictador y terrorista y uno de los principales representantes de quienes mantienen a nuestro pueblo en condición de pobreza, explotación y opresión.

FUERA ESTADOS UNIDOS DE GUATEMALA
La lucha antiimperialista sigue.
Guatemala, febrero 2006

Archivo del blog