jueves, 30 de octubre de 2008

DECLARACIÓN POLÍTICA DEL PARTIDO COMUNISTA DE EL SALVADOR, PARTIDO GUATEMALTECO DEL TRABAJO Y PARTIDO DE LOS COMUNISTAS DE MÉXICO

En el contexto del Congreso de Refundación del Partido Comunista de El Salvador se han generado condiciones para intercambiar opiniones de nuestros Partidos.

Nuestros Partidos Comunistas consideran que en el marco de las luchas comunes, de las Resistencia Activa a la implementación del Plan Puebla Panamá, es necesario bajo los principios del Internacionalismo Proletario mantener el intercambio de opiniones y desarrollar formas de cooperación y colaboración solidaria que permitan un accionar común.

Nuestros Partidos Comunistas consideran positiva la experiencia histórica que en el pasado significó la Conferencia de los Partidos Comunistas y Obreros de México, Centroamérica y Panamá y no descartamos que en un futuro inmediato deba desarrollarse nuevamente.

Nuestros Partidos Comunistas reiteran su Solidaridad Permanente y Militante con la Revolución Cubana, el Partido Comunista de Cuba y su Dirección. Queremos expresar nuestros fraternales saludos al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y hacemos votos por su pronta recuperación.

Nuestros Partidos Comunistas confirman su solidaridad con el proceso Bolivariano de Venezuela.

Saludamos la combatividad de los pueblos Indígenas de Bolivia y Ecuador en su lucha por su liberación.

Nuestros Partidos Comunistas confirman su solidaridad con las luchas del pueblo Colombiano y las FARC-EP y su destacamento de Vanguardia.

Expresamos nuestra solidaridad al pueblo Mexicano, la APPO y la Otra Campaña. Exigimos la libertad de todos los presos políticos.

El Partido Guatemalteco del Trabajo y el Partido de los Comunistas de México agradecen al Partido Comunista de El Salvador su fraternal hospitalidad y le expresan toda su solidaridad en el proceso que lo lleve a recuperar su papel en la historia de la lucha de la Clase Obrera y el pueblo salvadoreño.

¡Proletarios de todos los países, Uníos!

Desde algún lugar de El Salvador, diciembre de 2006

Archivo del blog