jueves, 30 de octubre de 2008

EL CAPITAL AL ACECHO: EL CASO DE LA MINERÍA A CIELO ABIERTO

¿Cómo fueron creadas las leyes de explotación minera en Guatemala?. Las leyes que regulan la explotación minera en Guatemala las diseñaron e impusieron las mismas empresas transnacionales interesadas. Porque en la mayoría de los casos –si no en todos--, los capitalista compran a las autoridades para que en el proceso de formulación y aprobación de las leyes les favorezcan con otorgarles las licencias para explorar y explotar los minerales metálicos a costa de expulsar y dañar a las comunidades que ocupan las tierras donde hallan minerales.

La minería de metales es una actividad económica que consiste en sacar de la tierra minerales metálicos como oro, plata, níquel, zinc, cobre, etc. Esta actividad la realizan capitalistas organizados en empresas extranjeras –en ocasiones con cara de empresas nacionales.

Para sacar los minerales, abren brechas y caminos utilizando explosivos, destruyen los bosques, abren la tierra con explosivos para sacar y triturar rocas donde se encuentran los minerales, utilizan grandes cantidades de agua y cloro, cianuro y sodio que contaminan y dañan el ambiente y, sobretodo, la salud de las personas, con el único objetivo de lograr las máximas ganancias.

El negocio para los capitalistas es redondo. Veamos.

1. Extraen minerales metálicos cuyo uso y beneficio debería beneficiar al pueblo en general. Explotan un recurso que no han producido.
2. Temporalmente utilizan fuerza de trabajo local. A los trabajadores locales les pagan salarios de hambre, no les garantizan prestaciones laborales y no se responsabilizan de los daños a la salud que el cianuro, cloro y sodio causan a los trabajadores y a la población en general.
3. Utilizan el agua de forma gratuita y además de contaminarla no pagan para su descontaminación.
4. Del cien por ciento de sus ganancias, obtenidas con recursos locales, solamente dejan al país el uno por ciento.
5. No están obligados a invertir sus ganancias en el país, con lo cual no benefician en el momento ni posteriormente a la economía nacional.
6. Utilizan la infraestructura del país sin pagar ningún centavo por su deterioro.

Efectos de la minería de metales

Por el tipo de actividad, la minería destruye grandes territorios, los cuales ya no pueden ser utilizados por las comunidades para extraer recursos como leña, agua o para la agricultura. El agua, además de escasearse, puesto que en la minería se utiliza gran cantidad para sacar los minerales metálicos, la contaminan y queda inservible para el consumo humano y para la agricultura.

Los efectos en la salud humana han sido terribles: enfermedades de la piel, leucemia y otros tipos de cáncer, deformación en los niños que nacen de madres que han sido contaminadas. Además, la actividad minera suele aumentar la prostitución, el alcoholismo y otros males sociales.

Ejemplos de países donde estos efectos pueden comprobarse sobran. Canadá, Estados Unidos, México, Honduras, Perú. En el caso de Guatemala es ilustrativo el caso de El Estor, Izabal. Además, contrario de lo que dicen las empresas mineras y el gobierno, en estos lugares la pobreza y extrema pobreza ha aumentado debido a que la población rural y campesina ha perdido sus tierras por contaminación o por su venta con engaños y amenazas. Esto les ha obligado inclusive a salir de sus comunidades para tratar de sobrevivir en otras regiones; sin embargo, no han encontrado ninguna alternativa de sobrevivencia.

La complicidad del gobierno de Berger

El gobierno de la oligarquía nacional no es otra cosa que una empresa para publicitar los “grandes beneficios” de la actividad minera. El Ministerio de Energía y Minas y el Ministerio de Ambiente, se han puesto al servicio de las compañías mineras, a tal punto que:

1. Avalan informes de impacto ambiental to-talmente anómalos y deficientes, pagados por las mismas empresas mineras.
2. Mantiene a la fecha 21 minas en explotación, 31 licencias de explotación y 135 de exploración minera de metales en 16 departamentos y en 106 municipios.El Ministerio de Energía y Minas se ha convertido en una dependencia al servicio de las compañías mineras, de las petroleras y distribuidoras de combustible.
3. Avalan las campañas que impulsan organismos financieros como el Banco Mundial (organismos al servicio del capital mundial organizado en este tipo de empresas). Estas campañas buscan engañar a la población queriendo hacer que creamos en beneficios inexistentes.
4. Reprimen a la población que se resiste a sufrir daños por la explotación minera.

El gobierno de Berger es un gobierno entreguista y servil. Esta entregando nuestro territorio a empresas multinacionales y nacionales, es cómplice de atentar contra la salud y vida en comunidades rurales principalmente. Los funcionarios del gobierno y las empresas están causando ecosidio, genocidio y etnocidio en nuestro país.

Resistencia popular la alternativa

Existe un rechazo unánime de organizaciones comunitarias y comunidades afectadas directa e indirectamente por la minería de metales. Sobresalen comuni-dades de Zipacapa y El Estor. A estas se suman organizaciones ambientalistas, populares y, sin vacilaciones, de nosotros los comunistas en Guatemala.

Al pueblo nunca se nos consulto. Exigimos cancelar las exploraciones y explotaciones mineras, así como los intentos de desarrollar proyectos hidroeléctricos que afectarán a gran cantidad de comunidades de San Marcos, Huehuetenango, Peten, El Quiche. Exigimos derogar la Ley de Minería, su reglamento y demás leyes afines.

A las acciones de resistencia debemos sumarnos todos. Es necesario que informe-mos y formemos a la población sobre el cri-men de la minería. Es necesario que agite-mos para que más organizaciones y guatemaltecos y guatemaltecas nos sume-mos a la resistencia. Solo con la movili-zación generalizada y contundente, local, regional, nacional e internacional, logra-remos frenar esta acción del capital cuyo único fin es la ganancia.

Noviembre 2004.

Archivo del blog