jueves, 30 de octubre de 2008

ESTADOS UNIDOS NO QUIERE QUE COMPREMOS MEDICINA BARATA

El gobierno de los Estados Unidos inicio acciones para lograr que la ley que permite la comercialización de productos genéricos más baratos para el pueblo sea reformado.

Como es bien sabido, las mayores empresas farmacéuticas transnacionales se encuentran en Estados Unidos. Esto hace que el gobierno de ese país defienda los intereses de estas empresas y trate de imponer dichos intereses a nuestros países, algo que le resulta especialmente fácil con gobiernos lacayos e indignos como el de Guatemala.

Las típicas medidas del imperio norteamericano en Guatemala no se hicieron esperar. Advierten, chantajean, amenazan a nuestro país con dejarlo fuera el Tratado de “Libre” Comercio –TLC-, con disminuir la mal llamada cooperación para el combate al narcotráfico y con no apoyar el financiamiento (endeudamiento) que el Fondo Monetario Internacional –FMI- otorga al gobierno guatemalteco.

La prepotencia del imperio yanki llega a tal grado que en un periódico de la burguesía, el mismo embajador de ese país, arroja una serie de mentiras y medias verdades, además de reiterar las amenazas en el tema del TLC. Un acto por demás ofensivo e indignante (Siglo XXI, 10 de enero de 2005).
En todo caso, si dejan fuera a Guatemala del TLC, la clase trabajadora y el pueblo en general no padeceremos los efectos que acarrea su aprobación; si el FMI no nos impone prestamos, el endeudamiento de nuestro país disminuiría y habría mayores posibilidades para nuestro desarrollo; y si los yanquis no cooperan en el combate al narcotráfico, tendríamos que hacer los esfuerzos internos necesarios para combatir este flagelo, sin comprometer la soberanía del país y la dignidad de nuestro pueblo.

Lo condenable es que con estas advertencias y amenazas, el imperio de Estados Unidos sigue siendo mezquino, dictatorial y ofensivo con nuestro pueblo. Atenta contra nuestra soberanía y el derecho que tenemos para priorizar el derecho a la salud y la vida de guatemaltecas y guatemaltecos.

Noviembre 2004.

Archivo del blog