jueves, 30 de octubre de 2008

SALARIOS MISERABLES

Un ejemplo de la política explotadora de la burguesía y su gobierno
De la necesidad de organizarnos y luchar como clase trabajadora

sobrevivir con los salarios miserables actuales. Como si eso fuera poco el ofensivo y ridículo aumento de 5% al salario mínimo decretado por el gobierno de GANA-Berger, constituye una humillante e indignante acción de la burguesía guatemalteca, que sin duda alguna evidencia sus intereses mezquinos y su mentalidad retrograda.
Para la burguesía guatemalteca los aumentos por decreto al salario mínimo provocan desempleo y crecimiento de la economía informal. Este resulta ser un argumento cínico de la clase explorador y su gobierno.

Trabajar para la burguesía en las fábricas –principalmente maquilas--, comercios, bancos y fincas significa el sometimiento a condiciones de explotación: jornadas de trabajo de más de ocho horas, explotación de la fuerza de trabajo familiar, desempleo la mayor parte del año, condiciones insalubres, tratos denigrantes, acoso sexual y violaciones, salarios de hambre –por debajo del mínimo--, etc. No obstante, esta es la alternativa inmediata para las trabajadoras y trabajadores guatemaltecos --para aquellos que logran conseguir un empleo--, pues la mayoría de la población en edad de trabajar se mantiene en el desempleo o se ve obligada a migrar o acudir a la llamada economía informal ante la falta de fuentes de trabajo.

El desempleo es una condición o una amenaza para los trabajadores y no es cierto que crezca con el aumento al salario mínimo. Asimismo, la economía informal no sólo la realizan las y los trabajadores ente la falta de otras opciones, sino también la misma burguesía con el objetivo de evadir impuestos, aumentar la jornada laboral, pagar salarios bagres y evitar el pago de prestaciones laborales.

En todo caso, quienes siempre ganan son los burgueses (terratenientes, banqueros, industriales, grandes comerciantes, grandes transportistas, etc.). Quienes siempre perdemos somos los trabajadores y trabajadoras.

Con el mismo objetivo de aumentar sus ganancias y no pagar salarios mínimos, la retrograda burguesía guatemalteca y transnacional está promoviendo que el salario sea pagado por productividad. Es decir pagarnos a destajo como ya se acostumbra hacer en contra de nuestras hermanas y hermanos campesinos y obreros de la maquila. Es decir, están promoviendo un pago que aumentará y profundizará la sobreexplotación, la expoliación, la pobreza y miseria del trabajador y sus familias, que aumentará el endeudamiento, la desnutrición, enfermedades, el abandono de la escuela, la migración y la desintegración familiar, drogadicción, el alcoholismo –entre otros muchos problemas—que padece nuestra clase social: la clase trabajadora. Esta es una de las maneras que la burguesía local y transnacional ha ideado para seguir acumulando riqueza.

En esta lucha por nuestros intereses, quienes formamos parte de la clase trabajadora estamos en desventaja, pues el Estado y los gobiernos de la burguesía o al servicio de la burguesía defienden los intereses de los explotadores. El Estado y los gobiernos han actuado para disminuir y desaparecer el conjunto de conquistas logradas a través de nuestras organizaciones sindicales y campesinas, para lo cual han impulsado una política de ataque y represión, así como leyes que nos perjudican y que abren la puerta para que los empresarios dejen de pagarnos las prestaciones laborales y las mejoras salariales y en condiciones de trabajo que nos hemos ganado con el sudor de nuestra frente.

Mientras la burguesía tenga el poder, nosotros como clase trabajadora sólo podemos esperar este tipo de política, que reproduce nuestras condiciones de explotación, pobreza, miseria y opresión. Mientras la burguesía mantenga el poder, seguirá enriqueciéndose a costa de nuestro trabajo y de nuestra miseria.
Por esto, como clase trabajadora debemos avanzar en construir nuestra propia organización, es decir, el instrumento que nos permita luchar no solamente por aumentos reales a nuestros salarios, sino para desarrollar una estrategia para la toma del poder y para instaurar un gobierno proletario, popular y democrático que de solución finalmente a nuestras necesidades y problemas.


VIVA LA LUCHA DE LA CLASE TRABAJADORA
VIVA LA ORGANIZACIÓN DE LA CLASE TRABAJADORA
Guatemala, febrero 2006

Archivo del blog