jueves, 30 de octubre de 2008

CESE EL BLOQUEO CONTRA CUBA

La historia intervencionista de Estados Unidos de Norteamérica contra nuestros pueblos latinoamericanos, ha tenido como paradigma el constante atropello a la soberanía de Cuba que, entre otras acciones, ha implicado un bloqueo genocida que en momentos de emergencia humanitaria, como el que vive dicho país hermano y solidario, impide la recuperación después de tan desastrosos efectos sociales, económicos y ambientales producidos por el paso de los huracanes Gustav e Ike.

Dicho bloqueo impide que el Estado cubano pueda comprar aquellos satisfactores que está en sus posibilidades adquirir para reconstruir viviendas, escuelas y demás infraestructura destruida. Pero además,
impide que cubanos residentes en territorio estadounidense, puedan visitar y apoyar a sus familiares que
hoy padecen los estragos de los fenómenos naturales. Y sobre todo, está impidiendo la compra de alimentos
necesarios para garantizar la seguridad alimentaria del pueblo cubano, siendo que la agricultura fue una de las áreas económicas más afectadas.

Como respuesta a la dramática situación cubana y con indiferencia ante el dolor humano, la administración Bush ha ofrecido una ridícula ayuda, ha pretendido hacer una evaluación innecesaria e intervencionista, y ha
ratificado su política de bloqueo económico y financiero, que en esta coyuntura resulta cruel, inmoral y
genocida.

Hoy, en que Cuba necesita de nuestra solidaridad, es necesario que alcemos nuestras voces para exigir el gobierno de Estados Unidos, el cese inmediato y definitivo del bloqueo contra Cuba, así como necesaria es la solidaridad que pueda materializarse con insumos de construcción y electricidad, alimentos no perecederos, entre otros, hacia nuestros hermanos cubanos.


¡PROLETARIOS DEL MUNDO UNÍOS!

¡¡¡CRISIS!!!

Estamos en crisis, es cierto. El partido de los comunistas guatemaltecos, el PGT, está en crisis desde 1954, cuando por primera vez el Gran Capital, supuso que había LIQUIDADO el comunismo en Guatemala.

En 1954, sufrimos una deserción en masa. Desde ese entonces “la militancia comunista” no ha vuelto a ser
tan numerosa. En consecuencia sufrimos debilidad ideológica y económica, sufrimos dispersión de nuestro Comité Central, de nuestra Comisión Política, así como de todas nuestras estructuras, tanto de base como intermedias. Pero logramos remontar el inicio de “la crisis” porque en la clase trabajadora y el pueblo, la
ideología del proletariado guatemalteco supo encontrar refugio; es pues el clasista aporte de la clase trabajadora y el pueblo, el aporte más significativo para iniciar el enfrentamiento de esta crisis que aun perdura; y así, autocríticamente, el PGT (el partido de los comunistas guatemaltecos) lo ha reconocido y hoy así lo reconfirmamos.

Resistir fue la consigna, y resistimos. Nuestra conciencia internacionalista nos informaba sobre las características de la resistencia antifascista en otras latitudes y en esa etapa específica en Europa. Y esa resistencia se hizo realidad militante en sindicatos tanto urbanos como rurales (en el campo como “Comités pro-recuperación de la Tierra” y luego como “Ligas Campesinas”); primero como Juventud Democrática (JD) y luego la Juventud Patriótica del Trabajo (JPT) resistieron en la “secundaria” tanto como en la Universidad pública; los académicos, con el aporte de la base social, fueron incorporados orgánicamente a la resistencia popular, que así se garantizó aportar a la lucha elementos científicos, cualificando desde ese entonces todas
las acciones del PGT.

El instinto proletario, en aquella como en esta etapa, nos exigía acciones que impulsaran nuestra reconstrucción orgánica. Y así lo hicimos.

Resistíamos eficazmente, mediatizamos la deserción, fortalecimos nuestras estructuras y nos consolidamos
ideológicamente. Diezmados, nuestro instinto y nuestras conciencia proletaria nos confirman que la resistencia antifascista de nuestro partido y toda la lucha de nuestra clase, sólo podría encontrar vías objetivas de continuidad revolucionaria, organizando nuestra autodefensa armada para –como ya se
ha dicho- garantizar la continuidad de nuestra lucha, mas no para la toma del poder y la instauración de un Estado Socialista en vía al Comunismo.

Creíamos estar próximos a la superación total de nuestra crisis y ya nos preparábamos para iniciar una
etapa superior de lucha: la autodefensa armada; pero no supimos prever en toda su dimensión el odio de clase y la capacidad criminal que la burguesía es capaz de ejercer en contra del proletariado consciente y organizado. Este mismo Estado de hoy, gobernando por la misma clase de antes, ordenó en ese entonces masacrar a nuestro Comité Central, nuestra Comisión Política y nuestra Comisión Sindical. La ausencia de estos órganos explica y justifica una nueva dispersión.

Esta dispersión hace suponer al Gran Capital, que por fin había logrado LIQUIDAR el comunismo en Guatemala, y como en 1954 y como cuantas veces lo ha pretendido, se equivocó. La última vez que el Gran Capital y la burguesía guatemalteca han supuesto que lograron LIQUIDARNOS fue cuando “la firma de los acuerdos de paz firme y duradera” (1996).

Pero los comunistas guatemaltecos, los inclaudicables militantes del histórico (y dialéctico) PGT que para esa fecha estábamos una vez más dispersos dentro y fuera de Guatemala (“camarilla”, “núcleo” “6 eneristas” y
otros). Es esta dispersión justamente lo que hace imposible que pueda tomarse con seriedad la “firma de la
paz” como punto final de la historia del proletariado guatemalteco. Por esta dispersión precisamente, no puede ni debe tomarse con seriedad el espurio hecho de que algunos seudo comunistas, sin ninguna autorización orgánica, ni moral, sean reconocidos por el Gran Capital y sus lacayos, como válidos y suficientes sepultureros políticos, como no sea de ellas y ellos mismos, pero ¡jamás! del glorioso y
combativo PGT.

Estamos en crisis, es cierto. Sin embargo, para el militante proletario esto no es nuevo; y resistir, por aguda
que sea la crisis, sigue siendo la consigna. Y repetimos que, como con la “firma de la paz firme y duradera”, el
Gran Capital y sus secuaces una vez más se han equivocado.

No, no estamos LIQUIDADOS. Mientrasen Guatemala, la opresión y explotación del hombre por el hombre
permanezcan, el Gran Capital y la burguesía guatemalteca, han de saber que nuestro Partido, consecuentemente estará consciente, organizado y revolucionario. Hoy sabemos que la tal crisis será por fin superada y lo será por nuestro próximo Congreso. Porque para estar en mejores condiciones de servir al proletariado mundial y al pueblo guatemalteco, nos hemos venido preparando.

¡VIVA EL PROLETARIADO
MUNDIAL!
¡VIVA EL PGT!
Guatemala, septiembre de 2008.

LA POLÍTICA FASCISTA DEL GOBIERNO DE COLOM "EL ENTREGUISTA"

Las formas de acumulación de capital se siguen profundizando en distintas regiones del país, a través de empresas locales y transnacionales mineras, hidroeléctricas, constructoras y productoras de agro combustibles, entre otras. Las empresas buscan controlar los territorios, incluidos sus recursos naturales, su población y sus mercados, para explotar a la clase trabajadora, saquear los recursos naturales, desplazar de manera forzosa a población que para les resulta desechable, etc.

La respuesta de la organización social, las comunidades y pueblos indígenas y no indígenas, ha sido la resistencia y el enfrentamiento, a través de demandas, propuestas y prácticas profundamente democráticas –como las consultas comunitarias- y han combativo con bloqueos y enfrentamiento directo a las fuerzas represivas del Estado cuando éstas han agredido al pueblo para defender los intereses oligárquicos e imperialistas.

Esta resistencia del pueblo guatemalteco y la clase trabajadora, como manifestación de la lucha de clases, enfrenta a la burguesía local y al imperialismo que para asegurar sus intereses están impulsando diversas acciones de manera directa en contra de la protesta y lucha social. De forma directa ejecutan amenazas e intimidaciones, desprestigio y asesinato de líderes, intento de comprar a comunidades y liderazgos locales, etc. De manera indirecta, a través del Estado como su instrumento de clase, están criminalizando la protesta y movilización social, a la cual reprimen, le imponen estados de excepción, la persiguen policial, militar y penalmente, la desalojan de manera violenta y criminal.

En esa misma dirección, el gobierno de Álvaro Colom “El Entreguista”, sigue impulsando y profundizando el injusto modelo económico agro exportador y neoliberal, por un lado, y garantizando los intereses del capital a través de permitir la política intervencionista de los Estados Unidos que mantiene presencia militar y de inteligencia en el país con la justificación hipócrita del narcotráfico. El gobierno de Colom implementa la política estadounidense y oligárquica, consistente en mantener y profundizar la militarización y la represión contrainsurgente que nunca cesaron y que persiguen garantizar los intereses geoestratégicos y económicos del imperio, del capital transnacional y de la burguesía local.

En este marco se entiende no solamente la política fascista que ha impulsado el actual gobierno en contra de la protesta social, manifiesta en represión y estados de excepción en Izabal, San Juan Sacatepéquez y Coatepeque –para citar los casos más ilustrativos- sino también el fortalecimiento de la casta militar a través del aumento de su presupuesto y sus efectivos, a costa del presupuesto de salud, educación y de la seguridad ciudadana que requiere deslindar las tareas de defensa de la soberanía nacional –que obviamente desechan- de la seguridad interna.

Los revolucionarios debemos gestar el aumento y fortalecimiento de la resistencia popular en contra de un sistema económico que reproduce explotación, opresión e injusticia, agudizada por el aumento y profundización de la pobreza generada por la crisis económica que nos afecta directamente y que el gobierno oculta.

Denunciamos desde ya el carácter fascista de la política del gobierno de Colom, que no duda en criminalizar la protesta social y utilizar las fuerzas policiales y militares para controlar la protesta social y defender, de esta manera, los intereses de su clase social: la burguesía, y los intereses del imperialismo norteamericano, al cual sirven.

PARTIDO GUATEMALTECO DEL TRABAJO
Por Guatemala, la Revolución y el Socialismo

Guatemala 15 de Octubre de 2008.

PARTIDO GUATEMALTECO DEL TRABAJO CON LA BANDERA COMBATIVA DEL MARXISMO-LENINISMO


En este momento el partido se reorganiza para convertirse en la vanguardia política de la clase obrera. Hemos encontrado no pocos problemas en dicho camino; sin embargo, ello no ha sido, ni por asomo, motivo suficiente para abandonar la lucha. Hoy el PGT se recupera de un periodo crítico de su vida, en el cual tendencias de derecha, oportunistas y pequeño burguesas fraguaron su liquidación por medio de planteamientos que nunca tuvieron como objetivo garantizar al proletariado su partido y menos velar por el bienestar de la mayoría del pueblo, sino anular el movimiento popular revolucionario que se esforzaba por instaurar un sistema socialista.

El camino del partido en el momento actual, está dirigido al reencuentro con nuestra orientación fundamental, con la esencia revolucionaria de un partido comunista que lucha por la toma del poder político, en un país en donde sólo se puede lograr por medio de la lucha tenaz, disciplinada y revolucionaria.

Este proceso de reencuentro con nuestra línea política, exige como nunca antes que se ponga en práctica nuestra concepción científica y un estudio científico de la realidad guatemalteca; restituir nuestros métodos marxista leninistas de organización, trabajo y dirección, que fueran inescrupulosamente obviados durante la crisis del partido.

Los comunistas tenemos suficientes motivos para continuar la lucha. La embestida del enemigo y las serias debilidades internas no pudieron acabar con nuestro partido. El PGT se recupera de los golpes sufridos y avanza efectivamente en su reorganización, retomando nuevamente la lucha por Guatemala, la Revolución y el Socialismo.

En esta ocasión reiteramos nuestro compromiso con la clase obrera y el pueblo guatemalteco, con el trabajo por lograr la unidad del proletariado (obreros, campesinos, indígenas y mestizos), alzando muy en alto la bandera combativa del partido para rendir homenaje a nuestros camaradas caídos por nuestros ideales que seguirán viviendo en cada puño de lucha, en cada triunfo por lograr el socialismo en nuestra patria.

Hacemos un llamado a nuestros militantes y simpatizantes para que intensifiquemos nuestra formación en el marxismo leninismo. Sólo esta teoría revolucionaria permitirá tener claridad sobre las condiciones históricas y actuales que subyugan al proletariado y al pueblo guatemalteco y nos aportará las herramientas para hacer que nuestro trabajo y lucha se orienten por un camino revolucionario. Pero esta formación no solamente es de estudios y discusión, sino sobretodo, de práctica política. Estudio y lucha desde el marxismo leninismo es lo que permitirá que nuestra praxis sea coherente con las necesidades del actual momento político y con avanzar en el camino para la toma del poder y la construcción del Socialismo en Guatemala.

Guatemala, agosto 2008.

LA UNE Y COLOM: UN GOBIERNO DE LA CONTINUIDAD BURGUESA

Desde el inicio del gobierno de Álvaro Colom, se confirmó parte de lo que en su momento fue anunciado y denunciado por el PGT. Y es que, desde antes de haber asumido el actual gobierno, el aumento alarmante del precio de los productos básicos de consumo diario, las políticas represivas dirigidas contra quienes lucha por las reivindicaciones populares, son sólo la muestra del carácter capitalista y fascistoide de los gobiernos –recientes y actual- tal y como denunciamos desde la campaña electoral.

El objeto de estas líneas no es decir lo que el pueblo ya sabe, porque lo vivimos diariamente, sino llegar al proletariado y manifestarle la necesidad que tiene de entender las causas de los males que padecemos, porque si las conocemos y entendemos, las enfrentaremos de manera creativa y podremos terminar con ellas.

El papel del pueblo debe ir más allá de simplemente quejarse o denunciar sus males. Necesita reeducarse, organizarse y luchar coordinadamente y romper las cadenas que lo atan. Debe asumir con espíritu crítico la reflexión y hacer memoria para no caer en discursos demagógicos, como por ejemplo el argumento del aumento del precio de los combustibles a nivel internacional, que muchos empresarios en contubernio con el gobierno, inmediatamente utilizan para aumentar los precios, aun cuando no hayan importado los productos con el nuevo precio. Y claro está, como ya lo hemos denunciado, este gobierno siempre va a responder a los intereses empresariales, porque quienes hacen gobierno en su mayoría son propietarios y porque deben pagar a los financistas de la campaña electoral.

El pueblo consciente y organizado es el único que puede romper las cadenas de la explotación, la opresión y la miseria.

Guatemala, agosot 2008

CONFERENCIA NACIONAL DEL PGT “ERNESTO CAPUANO DEL VECCHIO”

Autocríticamente reconocemos que por cuestiones de seguridad, en un caso, de distancia, en otro, el PGT se vio condicionado a posponer la correspondiente Conferencia Nacional, previa al próximo V Congreso Nacional, que por mandato de la Primera Conferencia Nacional "Rogelia Cruz", debemos realiza, el cual disciplinadamente estamos garantizando.

En esta Conferencia Nacional, realizada en el mes de julio, se han tratado dos aspectos fundamentales relacionados con nuestra concepción de Partido de cuadros de nuevo tipo: lo ideológico y lo orgánico.

En cuanto a lo ideológico, los debates fueron puntualmente desarrollados en torno a un documento relativo a estos temas, el cual circuló previamente en todos los órganos del Partido, donde fue disciplinadamente criticado.

En cuanto a lo orgánico, los debates se realizaron en torno a la funcionalidad de nuestros órganos y al fortalecimiento de nuestras vías de comunicación interna, externa e internacional.

En el mantenimiento y desarrollo de nuestras tradiciones fraternales de nominar nuestras conferencias con nombres de camaradas cuya militancia se honra el proletariado mundial, por acuerdo unánime se determinó nominar la conferencia: camarada Ernesto Capuano del Vecchio.

Como siempre, los acuerdos de esta conferencia se harán del conocimiento de toda la militancia, por los canales correspondientes.


Rompamos las cadenas de la explotación, opresión y racismo.
¡Luchemos por el Socialismo!
Guatemala, agosto de 2008

NACIONALIZACIÓN ANTE EL DESPOJO Y LA EXPLOTACIÓN

"Las leyes que regulan la explotación minera en Guatemala las diseñaron e impusieron las mismas empresas transnacionales interesadas. Porque en la mayoría de los casos –si no en todos--, los capitalista compran a las autoridades para que en el proceso de formulación y aprobación de las leyes les favorezcan con otorgarles las licencias para explorar y explotar los minerales metálicos a costa de expulsar y dañar a las comunidades que ocupan las tierras donde hay minerales." Venceremos No. 7, Primera Época.

Los capitalistas locales y transnacionales están extendiendo e intensificando sus actividades expoliadoras y explotadoras con el objetivo de lograr la máxima ganancia en el menor tiempo y al más bajo costo posible. En ese esfuerzo están disputándose el territorio y los recursos, realizando alianzas económicas y políticas, y diseñando las estrategias necesarias para lograr su propósito: el despojo de los recursos nacionales, comunitarios y de los pueblos indígenas, y la explotación de la fuerza de trabajo con salarios de hambre y condiciones inhumanas con jornadas de 10 a 14 horas diarias.

Para lograr sus intereses desarrollan diversas acciones: corrupción de alcaldes y líderes comunitarios, ofrecimiento demagógico de proyectos a comunidades, iglesias evangélicas y organizaciones, división de comunidades, despojo de tierras que históricamente han pertenecido a comunidades campesinas e indígenas, intimidación y amenazas, promoción para la creación de áreas protegidas para garantizarse la explotación actual o futura de recursos, imposición de sus agentes en ministerios e instituciones de gobierno (tal el caso del actual ministro de Energía y Minas, Carlos Meany), imponiendo diputaciones en los partidos para asegurarse el apoyo dentro del Congreso, promoviendo leyes y políticas de privatización, concesiones o, como le llama el gobierno de derecha de Colom, de participación pública-privada. Estas y otras formas son promovidas para lograr su objetivo: la máxima ganancia sin importarle la sobrevivencia de nuestros pueblos y a costa de la contaminación del ambiente y los recursos vitales como el agua.

Por su parte el Estado, a través de los diferentes Gobiernos, Congreso y Organismo Judicial, actúan en general y en lo fundamental, para garantizar los intereses del capital. Por un lado mantienen una ley inmoral: la Ley de Minería, en la cual se garantiza a las empresas mineras el 99% de las regalías; reprimen y persiguen a las organizaciones, líderes y militantes de la resistencia comunitaria, indígena y popular; garantizan que sus operadores políticos sean quienes dirijan los ministerios e instituciones que se vinculan a las actividades del capital transnacional y nacional; impulsan las políticas que en la misma dirección ordena el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, los aparatos paramilitares de Estados Unidos, etc. En resistencia al capital transnacional y local, y a las políticas anti populares impulsadas por los anteriores y el actual gobierno, cientos de comunidades y pueblos indígenas principalmente, han impulsado diversas acciones para defender sus tierras y territorios, garantizar el bien común y promover un desarrollo alternativo basado en la producción, la educación y la salud: consultas ciudadanas, encuentros de organizaciones sociales, marchas, toma de carreteras, denuncias, procesos judiciales en el ámbito nacional y en la Corte Interamericana de Derechos. En territorios como Huehuetenango y San Marcos, esta resistencia ha creado una correlación favorable y contraria a los intereses de las empresas mineras o empresas con pretensiones de construir grandes y medianas hidroeléctricas que sabemos tendrán efectos sobre la cantidad y calidad del agua a la que tienen acceso hoy centenares de comunidades rurales y urbanas desde las zonas altas de Huehuetenango, Quiché y San Marcos, hasta comunidades de las zonas de boca costa y costa de todo el país.

Pero esta correlación de fuerzas favorable a nivel municipal y regional es limitada si no se logra que en el ámbito nacional exista y avance una fuerza que la cohesione y la potencié para finalmente eliminar la acción expoliadora, explotadora, contaminante e insostenible de la voracidad del capitalismo expresado en dichas empresas, en las leyes y instituciones, y en los organismos del Estado que les sirven.

Esa fuerza política con definición ideológica, con claridad política, con un programa y una estrategia coherentes está en gestación. Dicha fuerza debemos impulsarla. Para ello debemos empezar por una necesaria articulación de organizaciones sociales y políticas que, desde una perspectiva de izquierda y revolucionaria, rompa el yugo del pragmatismo, el electoralismo y la convivencia para-sistémica, e inicie a partir de un liderazgo legítimo y confiable, la retoma de propuestas audaces y de una estrategia de movilización que, con triunfos pequeños y medianos, vaya generando las condiciones para la resistencia triunfante contra la expoliación y pasar a la ofensiva hacia la toma del poder, para desde ahí, no solamente derrotar temporalmente al capital, sino crear las condiciones para la derrota definitiva.

No obstante, para ello –insistimos- se necesita inteligencia, compromiso y decisión. En este sentido, una lucha contra la minería en lo nacional, no pasa por promover reformas tibias a la Ley de Minería, sino por cambiarla radicalmente. En lugar de promover que las regalías al Estado aumenten del ridículo, inmoral y ofensivo 1% que hoy de forma entreguista se percibe, se necesita luchar porque la construcción de hidroeléctricas y la minería pasen a ser nacionalizadas y desarrolladas sólo cuando garanticen los más rigurosos estándares ambientales, el consentimiento y el desarrollo pleno de las comunidades y pueblos donde estas se establezcan.
Por eso planteamos:
¡ANTE LA IMPOSICIÓN, CONSULTAS POPULARES! ¡ANTE EL DEPOJO, NACIONALIZACIÓN!
Guatemala, agosto 2008.

VIVA LA REVOLUCIÓN

Este 20 de Octubre, los comunistas saludamos a todas y a todos los revolucionarios guatemaltecos en esta tan significativa fecha. Públicamente reconfirmamos nuestra plena confianza en el pueblo; reflexionamos sobre la Pedagogía de la Liberación, contenida en la doctrina rectora de la Educación Pública impulsada por el Dr. Juan José Arévalo e institucionalizada por el gobierno de la Revolución; recordamos y hacemos recordar que la seguridad ciudadana que gozamos durante los regímenes de Arévalo y Árbenz, sólo fue posible porque la revolución eliminó todas las políticas y limitó a todos los aparatos de represión comprometidos con la dictadura y el crimen; recordamos que al Ejército Nacional se le suprimieron los generales y se le dotó de criterios y doctrinas democráticas que en 1954 la mayoría de militares traicionaron; recordamos y hacemos recordar que los niveles de explotación, miseria, mendicidad y prostitución, durante la revolución que conmemoramos fueron drásticamente reducidos, que se suprimió el trabajo forzado y se garantizaron plenas libertades para la organización, participación y movilización política de los sectores populares, sindicales y campesinos, que la salud y educación se convirtieron en dos pilares para el avance de la justicia social, que se garantizó una política independiente y combatiente en contra de los intereses monopólicos y expoliadores de la burguesía local, del capital trasnacional y del imperio yanqui.

Afirmamos que la Revolución del 20 de Octubre es una revolución inconclusa debido a la avaricia capitalista, a los dogmas religiosos y a la inmoralidad de la jerarquía castrense. Confirmamos que la Revolución de Octubre ha de ser reimpulsada para llevarla a patriótica conclusión, en beneficio de las amplias mayorías hoy sometidas a explotación, al hambre, la ignorancia y la violencia generalizada que la impunidad institucionalizada garantiza y que el próximo gobierno, sea quien sea, garantizará.

Los ideólogos revolucionarios, los obreros y campesinos revolucionarios, las y los estudiantes revolucionarios, sabemos que la revolución fue posible porque el pueblo así lo determinó y que sigue siendo posible; y que de nuevo ya el pueblo habrá de determinar las características y la hora de la próxima revolución. En esta dirección, la no revolución es estrategia antipopular. Los llamados explícitos o implícitos de más de alguna organización, militantes y columnistas que se dicen de izquierda, a votar por un partido u otro en estas elecciones, con discursos de sometimiento y de oportunismo con “el menos peor”, siendo que los dos son manejados por la burguesía, por mafias, por castas militares antipatrióticas y por el imperio yanqui, es caer en el juego del capitalismo y del sistema de dominación imperante.

VIVA LA REVOLUCIÓN DEL 20 DE OCTUBRE
VIVA LA UNIDAD OBRERO CAMPESINA
VIVA LA REVOLUCIÓN QUE VIENE
PARTIDO GUATEMALTECO DEL TRABAJO
Por Guatemala, la Revolución y el Socialismo
Guatemala, 20 de octubre 2007

SUEÑO O PESADILLA AMERICANA

Recientemente fue oficialmente conocido que uno de cada cien ciudadanos estadounidenses está preso, lo que equivale a 2 millones 300 mil personas. Por estas cifras se establece que el mayor porcentaje de presos proviene de la clase trabajadora de ese país, de la población latina y afroamericana: un adulto blanco de cada 106, un hispano de cada 36 y un afroamericano de cada 15 están en la cárcel. Imaginémonos, si nuestra familia fuera de diez miembros, uno de ellos estaría preso, y si es latino o afroamericano la cantidad aumentaría, siendo que estamos ante un sistema de justicia basado en sentencias de carácter racista y capitalista. Estados Unidos es una versión burguesa e imperialista del desarrollo capitalista expresada a través del "sueño americano". Pero lo que nos dicen las cifras anteriores es todo lo contrario: Estados Unidos es la pesadilla americana, no sólo al interior de USA sino en todo el mundo. Datos que ilustran esta pesadilla son los siguientes:

1. Si suponemos que cada delincuente en promedio ha cometido diez delitos, esto equivaldría a que toda la población estadounidense ha padecido este flagelo, aunque sabemos que quienes principalmente lo padecen son las capas medias y la clase trabajadora empleada y/o cesante.

2. Trece da cada cien estadounidenses se encuentra en condición de pobreza lo cual equivale a 37 millones de pobres 1.9 millones más que en el 2,003. Mientras el 20% más rico de la población percibe el 50 % del ingreso total y el 5% más rico es el único sector que disfruta de aumento en su ingreso real. El del restante 95% se mantiene o está cayendo. El número de estadounidenses sin cobertura médica alcanza 47 millones; un incremento de 8.5 millones en los últimos cinco años (Comparar con Cuba) en donde todo el pueblo si tiene cobertura.

3. De los 37 millones de hispanos que viven en ese país, más de 8 millones no pueden ni siquiera sastifacer sus necesidades básicas de alimentación, salud, vestimenta y vivienda. A esto debe agregarse la persecución que en su calidad de indocumentados viven millones de hermanos latinoamericanos, quienes son mal tratados, juzgados como desechables y expulsados como indeseables.

Contrario a las ideas que intentan sin éxito que creamos, Estados Unidos exporta su pesadilla a niveles de obscena criminalidad.

Durante más de un siglo EEUU lanza guerras de invasión, ocupaciones, financia dictaduras y guerras fraticidas, impone bloqueos económicos, utiliza la bomba atómica, armas bacteriológicas y químicas, recurre al asesinato, secuestro y a la tortura (como en Guantánamo, Irak y Afganistán, más recientemente) tanto en América Latina como en todo el mundo.

De hecho, el presidente de dicho estado, recientemente vetó una ley del Congreso que prohibiría a la CIA aplicar métodos de tortura.

El "sueño americano" en realidad es la pesadilla americana. Estados Unidos es la capital del crimen institucionalizado.

Guatemala, abril de 2008.

HOMENAJE A EFRAÍN REYES MAAS

El PGT, rinde homenaje al militante y camarada EFRAIN REYES MAAS, fallecido el 15 de febrero del presente año, quien a sus 92 años nos deja un ejemplo de lucha por Guatemala, la revolución y el socialismo.
"era, ante todo y sobre todo, un revolucionario. La verdadera misión de su vida era cooperar de un modo o de otro al derrocamiento de la sociedad capitalista y de las instituciones del Estado creadas por ella, cooperar a la emancipación del proletariado... FEDERICO ENGELS

PGT, abril 2008.

LUCHA DE CLASES EN EL CAMPO GUATEMALTECO

Actualmente nos encontramos en una fase de acumulación de capital cada vez más intensa y criminal, con la que la burguesía mundial y local está apropiándose con mayor voracidad de los recursos naturales de nuestro país para extraer las materias primas que le garanticen acrecentar sus ganancias y apoderarse de recursos estratégicos para mantener el control y dominio sobre nuestros territorios y sus gobiernos.

En esa dirección, en nuestro país se ha estado desarrollando un proceso en el cual la burguesía a través de sus empresas transnacionales, en alianza con empresas locales, están acrecentando: a) la exploración y explotación de minerales a cielo abierto, b) la compra, usurpación y despojo de tierras para la siembra de agro-combustibles, hidroeléctricas, proyectos turísticos, ganaderos y de trafico de drogas, c) la depredación de los recursos naturales por parte de finqueros, narcotraficantes y traficantes ilegales de nuestra flora y fauna solamente para mencionar algunos ejemplos que se vinculados al campo. Con esto, no solamente siguen despojando al país sino continúan dejando a la población rural y urbana sin tierra, con un ambiente degradado y sin recursos para su sobrevivencia actual y futura, además de la crisis alimentaria nacional.

A lo anterior debe agregarse el mantenimiento de una estructura agraria criminal que mantiene más del 60% de la tierra en manos del 2% de propietarios (15 mil propietarios aproximadamente), lo que genera que más del 92% de propietarios (764,684 campesinos aproximadamente) posean el 21% de las tierras.

Una estructura agraria que marcada por el binomio latifundio-minifundio, donde se desarrolla una sobreexplotación de la fuerza de trabajo familiar y donde la producción se orienta fundamentalmente hacia la exportación, condena a la pobreza y miseria a la mayoría del pueblo guatemalteco.

En este contexto, la región Qeqchi constituye un territorio estratégico para la explotación de materias primas, por lo que comunidades campesinas e indígenas han sido objeto continuo de despojo, explotación y violencia ejercida por los terratenientes, las empresas mineras, turísticas y agrícolas, así como por las fuerzas represivas del Estado que han sido y son instrumentos de los poderosos. Es decir, ha sido una región en donde nuestro pueblo ha sufrido la agresión permanente del capital.

En la región Queqchi la historia se vuelve a repetir. En noviembre del 2006, durante el gobierno del terrateniente Oscar Berger, como un ejemplo, varias comunidades de La Tinta fueron desalojadas anómala y violentamente, con la complicidad del Ministerio público, para defender los intereses ilegítimos de la Compañía Guatemalteca de Níquel. Hechos como este se han sucedido antes y después. Hoy nuevamente una comunidad campesina ubicada en Livingston, Izabal, es desalojada violentamente de tierras municipales por la PNC y el Ejercito, como resultado del intento de usurpación (como vieja forma de acumulación de capital de las inmorales y criminales iniciativas empresariales) por parte de la señora Ileana Lemus de Castellán, quien aduce (como por milagro) ser la propietaria de estas tierras.

Como continuidad de este intento de despojo y represión del cual el gobierno de Alvaro Colom es cómplice, es detenido el dirigente y vocero campesino Ramiro Choc, acusado de delitos inexistentes, con lo cual es convertido en el primer preso político del actual gobierno.

La complicidad del gobierno de Colom también se manifiesta en el incumplimiento del compromiso para que a través de una Comisión de Alto Nivel se buscara una salida a la conflictividad y liberación de Ramiro Choc.

Ante la imposibilidad de que el diálogo con el gobierno fuera fructífero, la población campesina del lugar realizó varias movilizaciones de protesta y demanda por la liberación del dirigente campesino, entre ellas la retención de 29 policías y, en otro hecho posterior, de cuatro turistas belgas y dos guías, quienes posteriormente fueron canjeados por tres campesinos capturados por las fuerzas represivas del Estado.

La respuesta del Estado y del gobierno de Colom nuevamente es criminal. Las fuerzas del gobierno hirieron a varios campesinos y ejecutaron extrajudicialmente a Mario Caal Bolom, hechos que fueron verificados por la Procuraduría de Derechos Humanos y que el Estado no ha aclarado y esclarecido.

El gobierno de Colom ha mostrado su verdadero carácter: una combinación de discursos populista, sin una política coherente para resolver la problemática agraria de raíz, garrote al estilo de los pasados gobierno militares, criminalizando la lucha campesina, acusándola de terrorista, deteniendo ilegalmente al dirigente campesino Ramiro Choc, y ejecutando a Mario Caal Bolom, ocupando militarmente varias comunidades y manteniendo un acoso constante contra la organización campesina del lugar. Este gobierno continua con la violencia histórica, indiscriminada, clasista y racista en contra del campesinado guatemalteco.

Esta prueba confirma el contubernio entre la clase dominante y usurpadora, y el Estado a través del actual gobierno, que han declarado la guerra en contra de la protesta y movilización social legítima, porque afecta los procesos de acumulación de capital en su fase actual. Sabemos pues que toda protesta será criminalizada y acusada de terrorista, por lo que será brutalmente reprimida, para garantizar los intereses del capital transnacional y local: ¡ALERTA!

Ante esta realidad, los comunistas guatemaltecos enviamos un saludo a la valiente actitud del pueblo y la clase campesina Qeqchi y de su dirigente Ramiro Choc. Nos sumamos a las voces de condena a la actitud servil y represiva del gobierno de Colom y al carácter usurpador y represivo del capital que Ileana Lemus de Castellán representa. Llamamos a recuperar la perspectiva de clase en el análisis, posición y orientación de la lucha política revolucionaria, para avanzar hacia etapas superiores que nos lleven a darle solución a la conflictividad e injusticia agraria que solo es posible a través de una Reforma Agraria. Reiteramos nuestra solidaridad con el pueblo Qeqchi y con el esfuerzo por lograr la libertad del compañero Ramiro Choc.
Por último testimoniamos nuestro repudio por el asesinato de Mario Caal Bolom y nos solidarizamos con su combativa organización y manifestamos nuestro pésame a su familia.

Guatemala, abril de 2008.

DEL ESTADO ACTUAL CON EL ACTUAL GOBIERNO


La economía del Estado guatemalteco seguirá siendo dependiente y subdesarrollada en su forma y en su contenido. El proyecto económico del actual gobierno no contempla ni en lo mínimo, romper las históricas cadenas del latifundio, el atraso en materia de tecnología, la orientación de la producción hacia la demanda externa, la sumisión a la inversión extranjera de capital, expoliadora de los recursos naturales y destructora del medio ambiente, los condicionamientos del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, su dependencia a las remesas de emigrantes, y más. Las políticas generales de este Estado seguirán siendo enajenantes, privatizadoras y represivas. Serán enajenantes porque seguirán sumiéndonos en el consumismo, en la sumisión hacia el imperio yanqui. Serán privatizadoras porque sostendrán el régimen de privatización de derechos como la salud, la educación, las obras públicas, la extracción de minerales, etc. Será represivas porque será tolerante con la política de ejecución extrajudicial, con la política represiva del capital (empresarios y finqueros) en contra de la clase trabajadora) y sus organismos de represión oficial (ejército y policía seguirán viendo en la clase trabajadora un sinónimo de delincuencia y en la movilización social una acción que debe ser mediatizada reprimida y eliminada.


La moral del gobierno seguirá siendo occidental y su ética en consecuencia será cristiana. Seguirá siendo occidental porque continuará viendo en el Ser Humano y la naturaleza simples mercancías, seguirá utilizando el discurso multicultural para mantener la opresión hacia los pueblos indígenas y seguirá creyendo que la mano de algún dios resolverá la problemática histórica y estructural de Guatemala.

Lo anterior es una pretendida síntesis marxista, que podrá ser leninista en la medida que los comunistas trabajemos para:

a) Asumirla y profundizarla.
b) Enriquecerla y dominarla, y
c) Propagarla.

Los comunistas estamos en la capacidad de desarrollar esta tarea consciente, militante y disciplinadamente.
¡Adelante!


Guatemala, abril 2008.

LA IMPUNIDAD DEL CAPITALISMO EN GUATEMALA

El desarrollo del Capital en Guatemala es un crimen de lesa humanidad, al que sus gestores, sus leyes y sus ejecutores –es decir nuestros gobernantes- le garantizan la impunidad.

La economía guatemalteca registró un crecimiento económico para el 2006 del 5% y las proyecciones para el 2007 son del 5.6%. Si a lo anterior se suman las noticias sobre las ganancias multimillonarias obtenidas por la banca, la industria, los servicios, la agricultura y el comercio controladas por el gran capital nacional y transnacional, nos hablan de la generación de altos márgenes de riqueza.

Sin embargo, la generación de dicha riqueza, acumulada año con año, contrasta con el 51% de la población guatemalteca que vive en pobreza, equivalente a 6.6 millones de personas. En tanto, el 15.2% se dice, vive en condición de pobreza extrema. Dicha riqueza contrasta aun más cuando se cuestionan los reportes de los organismos oficiales, que miden la pobreza a partir del valor des dólares diarios. Es decir, si una persona gana 16 quetzales al día, según estos organismos, ya no se encuentra en condición de pobreza, lo cual resulta risible. Esto implica que, en realidad, en nuestro país más del 80% de la población vive en pobreza, es decir, más de 8 millones de personas presentan graves carencias para satisfacer sus necesidades básicas y vitales. Además de lo anterior, las estadísticas sobre pobreza no hablan de la abismal desigualdad que existe en la sociedad guatemalteco, en donde una pequeña minoría nada en la riqueza, mientras las grandes mayorías vivimos en la miseria. Y es ahí donde se encuentra la principal causa de la violencia.

La pregunta que surge, entonces, es: ¿en manos de quien se está acumulando la riqueza socialmente producida? La respuesta es obvia: en manos de los dueños del capital, de las empresas de la oligarquía nacional y de las empresas transnacionales, las cuales acumulan la riqueza socialmente producida a costa de la explotación y miseria de la clase trabajadora empleada y desempleada, de la expoliación de los recursos naturales de la nación y del saqueo del Estado.

Esta realidad es terriblemente injusta. De esta injusticia han sido cómplices los gobiernos de los últimos 53 años y son cómplices los partidos y candidatos que compitieron en las elecciones pasadas, incluidos los dos candidatos finalistas: Colom y Pérez, quienes además han manifestado que no cambiarán sus políticas económicas, es decir, que no cambiarán el sistema injusto que hace que la mayor parte del pueblo esté sumido en la explotación, pobreza y miseria.

Por eso afirmamos, sólo un gobierno socialista sabrá acabar con el hambre, la ignorancia y la inseguridad de nuestro pueblo, pues sólo el proyecto socialista se orienta al beneficio de la clase trabajadora y el pueblo en general.

DE LAS ELECCIONES RECIEN PASADAS

En la "Declaración Política ante la Elecciones Generales del 2007", de enero de este año, hicimos un conjunto de aseveraciones sobre el qué y para qué eran las elecciones, sobre lo que significaba participar en las mismas, sobre la necesidad de un frente político no electoral y sobre nuestra posición política al respecto, lo cual nos llevó a concluir que el voto nulo era la opción coherente en esta coyuntura política. En consecuencia, nuestra militancia disciplinadamente se dio a la tarea de impulsar la organización de la sociedad consciente en torno a lograr un voto nulo científico, político, ideológico y popular.
¿Qué significaron las elecciones?
Tal y como afirmamos en enero, las elecciones significaron un simple y vulgar ritual de sustitución de unas elites económicas, políticas y delincuenciales por otras, que aún cuando buscaron la legitimidad ciudadana, esta se la negó con altos índices de abstencionismo, el voto en blanco y el voto nulo.

Se confirma que los procesos electorales en Guatemala, están diseñados para garantizar que todo se mueva y nada cambie, es decir, para que una u otra opción capitalista sea la que tenga la posibilidad de acceder al poder y con ello garantizar las viejas y nuevas formas, legales e ilegales, de acumulación de capital en manos de la burguesía nacional y del capital transnacional. Se confirma: las elecciones fueron parte de la estrategia del capital para mantenerse en el poder, simulando un ejercicio democrático virtual y una cortina de humo para invisibilizar los graves y auténticos problemas del pueblo, como el hambre, la explotación, la discriminación y la violencia institucionalizada.

Las elecciones constituyeron un negocio y parte del mercado capitalista, en donde la burguesía nacional, las empresas transnacionales, los narcos, los nuevos ricos y pequeña burguesía arrivista compró, vendió y transó partidos, candidaturas, los votos de sus simpatizantes, espacios publicitarios y lavado de dinero. De tal manera que la mayoría de diputados y alcaldes electos, así como las fuerzas políticas y candidatos presidenciales que pasaron a segunda vuelta, administrarán el Estado al servicio de estos intereses y no de los intereses del pueblo.

El asesinato, la intimidación, el militarismo y la represión, el uso de las religiones y creencias religiosas, la corrupción, el uso ilícito de recursos del Estado (ministerios, secretarías, alcaldías, etc.), el caudillismo, transfuguismo y camaleonismo, el nepotismo, la demagogia y la traición, el clientelismo, el acarreo y el fraude electoral, la manipulación de encuestas, la desinformación y contra información, todas estas fueron las características de cómo los partidos y politiqueros jugaron sus cartas marcadas en el proceso electoral, al mejor estilo fascista.

Las ofertas electorales fueron quince, las cuales pretendieron dar una apariencia de juego democrático sin contar con proyectos orientados a solucionar los históricos y graves problemas nacionales, a construir un país independiente económica y políticamente, a construir una nación humanista. En este marco, las opciones electoreras "de izquierda" o socialdemócratas disfrazadas de izquierda –como advertimos en enero- solamente legitimaron el status quo, y su aventurerismo pequeño burgués les hizo tocar fondo al punto que, en definitiva, confirman que no son alternativa popular, mucho menos revolucionaria.

En tanto la práctica es criterio de verdad, quedó demostrado que en estas condiciones y en este momento, lo electoral no puede ni debe ser la estrategia política de la izquierda que pretenda, con coherencia y consecuencia, ser revolucionaria. Que asumir el voto útil por el aventurerismo de izquierda era asumir una actitud reñida con los principios, el programa y la estrategia que constituyen a la izquierda revolucionaria.
¿Cómo vemos la coyuntura de cara al futuro?

Independientemente del candidato y fuerza política gane las elecciones, las condiciones económicas, sociales y políticas, así como los procesos de acumulación de capital vía la explotación de la clase trabajadora del campo y de la ciudad, la expoliación de los recursos nacionales, la imposición de productos transgénicos y para biocombustibles, la represión, la inseguridad ciudadana, el racismo, la discriminación y la pobreza y pobreza extrema, seguirán profundizándose. Seguirá vigente un régimen oligárquico, militarista, opresor y represor, y antipatriota.

Continuará la privatización, las concesiones, las licencias de exploración y explotación minera, el tratado impuesto de "libre comercio", la corrupción y el saqueo del Estado, la impunidad, la violencia y las ejecuciones extrajudiciales, la venta de niños y niñas, las estructuras de poder paralelo, la migración, la comercialización inmoral y antieconómica de los recursos estratégicos del país, el Estado racista, la disminución del gasto social, la profundización de una educación (instrucción) individualista, una salud privativa y privatizada, la represión de la protesta legítima del pueblo, la imposición imperialista de Estados Unidos y de los organismos financieros internacionales, la ideología neoliberal, etc. Ya están al acecho aquellas fuerzas que pretenden disminuir aun más al Estado, ponerle candados para mermar la poca capacidad que tiene para normar la economía, todo ello con el objetivo de garantizar el salvajismo del capital, vía la explotación, el saqueo de bancos, etc.
Nuestra posición con respecto a la segunda vuelta
Por cuanto en la segunda vuelta electoral, sin duda alguna, sólo se expresa la extrema derecha, en sus dos vertientes militarista fascista y fascista mercantil, la más digna e inteligente actitud del guatemalteco pensante será, esta vez, no acudir a anular su voto, sino abstenerse de votar, para no legitimar a ninguna de estas dos fuerzas políticas, que en esencia, representan los intereses del capital nacional y transnacional, de las corporaciones y elites oligárquicas y del crimen organizado.
El PGT está convencido que participar acudiendo a las urnas en esta segunda vuelta electoral, es legitimar los trances, corruptelas y traiciones de los partidos y politiqueros perdedores, quienes pretenden comprometer a los ciudadanos, sin consulta previa y asumiéndolo como objetos y no como sujetos, en apoyar a uno u otro candidato. Si se vota, la traición, la transa y la corruptela se concreta y legitima. Votar es legitimar una elección por demás definida, siendo que cualquiera que gane, seguirá administrando el poder en función de los intereses y los poderes establecidos.
Nuestra visión de futuro
El resultado de las elecciones confirma la necesidad de replantear la estrategia de lucha. En esa dirección, reiteramos nuestra propuesta hacia la convergencia de un frente político popular y revolucionario, como única manera de hacer oposición a las políticas del capital encabezada por un aparente nuevo gobierno. Esta es la única posibilidad de articular una fuerza política integrada por diversas organizaciones que coincidimos en objetivos populares y revolucionarios, y como única manera de articular una fuerza política capaz de disputarle el poder a las fuerzas del capital y hacer posible un proyecto humanista.

CONTRA LA LEGITIMACIÓN DE LA DERECHA EN EL PODER
¡NO VOTE!
Guatemala, septiembre 2007.

A LA COMUNIDAD SANCARLISTA

La Universidad de San Carlos de Guatemala, como escuela superior, pública, nacional y autónoma, pasa por una etapa oscura producto del descabezamiento de sus mejores estudiantes y docentes, por la inexistencia de un movimiento estudiantil y docente fuerte y coherente con la reforma universitaria y por el enquistamiento en sus esferas de poder interno de un conjunto de personajes conservadores y reaccionarios ligados a los intereses de elites de poder económico del país y vinculados al sistema de corrupción imperante que mina toda institución y, en el caso particular, a la USAC.

La USAC está corroída por la ideología neoliberal, las prácticas corruptas, la mediocridad académica y la falta de compromiso con la solución de los problemas nacionales, esto, caracteriza a la mayoría de docentes y estudiantes. Lo anterior conlleva que en el caso particular los estudiantes no tengan conciencia de sus derechos estudiantiles y de su condición de clase y por consiguiente no luchen por una mejor educación, por garantizar el carácter público, nacional y autónomo de la escuela de estudios superiores y por las causas del pueblo guatemalteco.

En este contexto, el aumento al valor del transporte urbano de personas, solicitado por los voraces empresarios del transporte, que constituye un hecho a todas luces arbitrario e injusto, igual que la mayor parte de sus actos en la prestación de tan esencial pero deficiente e inhumano servicio, no encuentra un movimiento estudiantil suficientemente crítico, contestatario, articulado y dispuesto a defender y luchar por un servicio justo para la clase trabajadora cada vez más explotada y depauperada. Todo lo contrario, encuentra un movimiento estudiantil dominado por expresiones corruptas y vendidas a fuerzas oscuras y a sucesivas administraciones conservadoras, neoliberales y privatizadoras de la USAC o expresiones progresistas pero desarticuladas, sin la suficiente claridad ideológica y sin la conducción política para levantar nuevamente un movimiento estudiantil al estilo de aquel que convocaba a importantes contingentes estudiantiles para luchar contra la dictadura, la represión y por la reforma universitaria.

POR TANTO

Con absoluta fraternidad, proponemos y llamamos al estudiantado sancarlista, para asumir valientemente el compromiso con su formación académica, con las causas sancarlistas y con las causas del pueblo guatemalteco, que en este momento pasan por llevar a la práctica dos orientaciones diferentes pero necesariamente interrelacionadas y complementarias.

1. El impulso de una estrategia de resistencia a las políticas conservadoras y privatizadoras de la USAC y de combate de las prácticas corruptas que imperan y que han estado implementando la mayoría de autoridades y órganos académicos y administrativos, pero también buena parte de las asociaciones estudiantiles;

2. El desarrollo de acciones de análisis, agitación, propaganda y movilización inmediata en contra del aumento al pasaje del transporte urbano, así como del aumento al valor de la energía eléctrica, los productos de la canasta básica y, en general, del alto costo de la vida. Señalamos que aunque ya se ha aumentado el subsidio al transporte urbano por parte del Estado para lo que resta del año, los avorazados transportistas siguen y seguirán utilizando cualquier artimaña para seguir extrayendo los últimos recursos del pueblo, como lo vemos en el cobro ilegal e irracional de Q 2.00 a partir de las 18:00 ó antes y de Q 3.00 hasta Q5.00 a partir de las 20:00 horas, además de otros abusos cometidos por chóferes y brochas todos los días.

En el desarrollo de estas orientaciones, la perspectiva debe ser la reconstrucción del movimiento estudiantil, tarea que pasa por organizarnos en agrupaciones estudiantiles, por articular y unificar a las organizaciones estudiantiles y asociaciones consecuentes y progresistas, por trabajar en el impulso de una estrategia orientada al desarrollo académico y la defensa de los intereses populares. Por eso llamamos a la articulación de las organizaciones estudiantiles progresistas, de izquierda y revolucionarias, repudiando toda propuesta sectaria y divisionista.

¡ESTUDIO, TRABAJO Y LUCHA!
PARTIDO GUATEMALTECO DEL TRABAJO
Por Guatemala, la Revolución y el Socialismo
Guatemala, septiembre 2007

¡LA REVOLUCIÓN BOLCHEVIQUE VIVE!

Antes del triunfo de la burguesía sobre el feudalismo, ya el antagonismo entre el Capital y el Trabajo era notorio y desde entonces los explotados somos víctimas de la inhumana y criminal agresividad del Capital en todas sus formas.

Antes y después de la Comuna de Paris, en múltiples e históricas ocasiones, el proletariado en el mundo ha sabido resistir e infringirle al capitalismo y a su expresión de clase: la burguesía, más de una derrota.

Antes de la Revolución Bolchevique, antes del triunfo proletario de octubre de 1917 en Rusia, en todas parte y todo el tiempo, desde la eliminación de la propiedad comunal y de la imposición de la propiedad privada, los oprimidos hemos enfrentado a los opresores, hemos sido dialécticamente sus contrarios, sus antagónicos, porque instintiva o racionalmente hemos sabido que sus intereses de clase son irreconciliables con los intereses de nuestra clase social.

Este antagonismo, esta lucha entre la clase social burguesa y la clase social proletaria es la explicación científica de la historia de la humanidad que damos los filósofos materialistas. La confrontación de clases, la lucha de clases, es la que mayor trascendencia registra la historia de la humanidad. Es sin duda la que genera, como victoria proletaria, el triunfo de la Revolución Bolchevique de 1917 en Rusia.

Desde entonces contamos con experiencia revolucionaria, que en su desarrollo desigual y combinado en cada país, nos aproxima a la feliz construcción del Socialismo, dialécticamente antagónico alCapital, a través de nuestros Estados alrededor del mundo.

Desde entonces hemos creado diversas formas de trabajo comunal, de trabajo solidario, de trabajo humanizador.

Desde entonces, a los filósofos idealistas les es cada vez más y más difícil encontrar formas que les permitan tergiversar la verdad científica, la verdad materialista y desarrollar sus falacias capitalistas y sus supercherías divinas.

Por eso, los filósofos materialistas y los comunistas no podemos dejar de conmemorar en el mundo, este año 2007, el 90 Aniversario del mayor triunfo del proletariado mundial, el triunfo de la Revolución Bolchevique. Y en el marco de esta conmemoración hemos de fortalecernos informando a la humanidad de sus aciertos y fracasos, unos para desarrollarlos y los otros para no cometerlos más. Hemos de fortalecernos informando a los oprimidos de la trascendencia histórica, política, económica e ideológica del más alto triunfo del proletariado en contra del Capital.

En el marco de esta conmemoración hemos de fortalecernos creando, junto a nuestros pueblos, nuevas y superiores formas de organización y lucha de los proletarios a nivel mundial.

Proletarios del mundo, para engrandecer la Revolución Bolchevique, UNÍOS.

DECLARACIÓN POLÍTICA DEL PGT ANTE LAS ELECCIONES GENERALES 2007

10 de enero de 2007.

Las elecciones burguesas constituyen un ritual a través del cual las elites económicas, políticas y mafiosas se relevan o se mantienen en el ejercicio del gobierno. Este ritual les garantiza la capacidad de seguir explotando y oprimiendo.

Como parte de la lógica e intereses de la burguesía y el imperialismo, conllevan la existencia de partidos y liderazgos políticos que reproducen el individualismo, el caudillismo, la corrupción, la amenaza, etc.

Todos los partidos actualmente en contienda, son diferentes en su forma (logotipos, caras, canciones, etc.), pero son iguales en esencia. Por ejemplo, sus dirigentes y candidatos tienen la característica de ser oligarcas, burgueses y nuevos burgueses venidos a esta condición a través de la expoliación y explotación de nuestro pueblo, de hacer de la violencia un negocio, del narcotráfico y las mafias, del manejo corrupto de puestos públicos y militares, de servicios prestados como operadores políticos de la burguesía terrateniente, financiera, industrial, minera, petrolera, comercial y delincuencial.

Las elecciones son propias del régimen burgués e imperialista, en donde tienen las condiciones para competir sólo los partidos y políticos ligados a los intereses de la burguesía, la pequeña burguesía arrivista y, subrepticiamente, el imperialismo. Las elecciones, entonces, no pueden ser consideradas parte de una democracia que, por demás, no existe.

¿QUE SIGNIFICA PARTICIPAR EN ESTAS ELECCIONES?

Desde nuestra posición como partido comunista, aceptar como estrategia la electoral y participar en estas elecciones, significa un acto de sumisión y legitimación del sistema, de los partidos, de los políticos y sus dueños, así como de la crisis estructural de explotación, opresión, miseria y muerte que golpea a nuestro pueblo.

Participar en este momento y en estas condiciones significa continuar legitimando a un Estado construido para garantizar el salvajismo empresarial --como los robos de los bancos, de las financieras, de las maquilas, de las fincas y de los supermercados--, la dependencia y sumisión hacia los organismos financieros internacionales y hacia el imperio norteamericano. Es legitimar a un Estado burgués, racista, excluyente, represor. Todo esto bajo el argumento que es necesario competir, “incidir”, ocupar espacios, lograr una voz de “oposición” en el Congreso, etc.

Participar en estas condiciones es legitimar un sistema de partidos caduco, con partidos y políticos corruptos, incapaces, vende patrias, serviles y caudillistas.

VOTA NULO
PGT
Por Guatemala, la Revolución y el Socialismo

LLAMADO DEL PGT PARA LA REORGANIZACIÓN DEL PARTIDO DE LOS COMUNISTAS EN GUATEMALA

A las y las mejores hijos e hijas del pueblo
A las y las materialistas
A las y los marxistas leninistas
A las y los comunistas guatemaltecos


Por mandato de la Cuarta Conferencia Nacional del PGT “Otto René Castillo”, realizada a finales de junio de 2007, la Comisión Política del PGT hace un llamado a las y los comunistas guatemaltecos, a los marxistas leninistas, a los materialistas y a los mejores hijos e hijas del pueblo guatemalteco, para sumarse a la tarea histórica y patriótica para reconstruir el Partido Guatemalteco del Trabajo, como el instrumento que nos permita avanzar eficazmente en el programa y estrategia de la revolución guatemalteca, como vía para la instauración del Socialismo en Guatemala.

Las maniobras que El Capital (nuestro antagónico) efectuó con el objetivo de eliminarnos, y que efectivamente dio inicio con la invasión imperialista norteamericana a Guatemala en 1954 y que se supone concluyó con éxito cuando en 1997, desde dentro de nuestra organización, se intentó liquidar nuestro partido, han sido un fracaso.

El Capital y sus esbirros emplearon toda surabia destructora, toda su inhumana crueldad y toda su criminal vileza para destruirnos. Asimismo, el nulo intento por disolver o liquidar al PGT no ha sido aceptado por los auténticos comunistas, pues jamás podríamos estar de acuerdo con la disolución de nuestro propio partido.

La ideología proletaria no ha muerto en Guatemala. Los mejores hijos del pueblo no hemos desertado. Los militantes auténticamente comunistas no hemos traicionado. Nuestro partido renace con nuestros esfuerzos.

Es cierto que El Capital nos debilitó en lo político y en lo económico hemos perdido valiosas plazas y espacios, pero en lo ideológico nuestra fortaleza proletaria es de tal talante que nuestra ideología y nuestra moral están garantizando la reorganización objetiva, dinámica y valiente del proletariado en el partido que nos corresponde: el PARTIDO COMUNISTA.

Nuestro proceso de reorganización es de contundente solidez, basado en la sólida base moral que nos permitirá, contra viento y marea, avanzar objetivamente hacia la reorganización de nuestro histórico y patriótico partido.

Pero la reorganización del partido de los comunistas es tarea de todo marxista, de todo revolucionario y de todo comunista. Por esa razón llamamos a quienes se asumen como tales a que consecuentemente asuman como tarea estratégica la reorganización de la clase trabajadora guatemalteca y de su partido: el Partido Guatemalteco del Trabajo.

Fraternalmente abrimos nuestras puertas para que todo proletario, marxista, revolucionario y comunista sea sujeto deesta tarea histórica, que ocupe su espacio y tiempo donde científicamente pueda desarrollar ideológica y políticamente su carácter.Porque los mejores hijos de pueblo, los materialistas científicos, los marxistas-leninistas y los comunistas guatemaltecos tenemos todos el derecho, el deber y el compromiso de participar militantemente en la organización para la reorganización comunista.

Comisión Política
Partido Guatemalteco del Trabajo
Por Guatemala, la Revolución y el Socialismo
Julio de 2007.

TERCERA CONFERENCIA NACIONAL DEL PGT

EL PGT REALIZA SU TERCERA CONFERENCIA NACIONAL "NAYO ALVARADO"

En honor a uno de los grandes dirigentes del PGT, Bernardo Alvarado, nuestro partido realizó su tercera Conferencia Nacional de Reorganización. Dicha conferencia se realizó durante la cuarta semana de octubre en una casa de origen y contenido popular.

En este espacio de análisis, discusión y acuerdo, se discutieron distintos asuntos, resaltando el tema de nuestra posición política ante el proceso electoral.

En un ambiente de trascendental camaradería para asumir una posición de clase ante el proceso electoral, se lograron acuerdos programáticas y de estrategia particulares que serán dados a conocer oportunamente y por los canales del pueblo.

PGT, Guatemala, noviembre 2006.

JUCIO Y CASTIGO A LOS GENOCIDAS DEL PUEBLO

Un paso fundamental para juzgar a los genocidas y etnocidas de nuestros pueblos se ha registrado en semanas recientes. Aníbal Guevara, Germán Chapina fueron capturados para ser extraditados a España y juzgados por crímenes de lesa humanidad en contra de ciudadanos españoles y guatemaltecos. Se encuentran prófugos Oscar Humberto Mejía Víctores, Pedro García Arredondo y Benedicto Lucas García y, pendiente de una nueva solicitud de captura, José Efraín Ríos Montt.

Todos ellos, en su calidad de Jefes de Estado, Ministros de Defensa o Directores de la Policía Nacional, dirigieron y ejecutaron acciones de terrorismo, genocidio, asesinato, secuestro, torturas a miles de guatemaltecos y guatemaltecas, indígenas y ladinos, principalmente a inicios de los años 80.

Además de militantes y colaboradores del PGT y del movimiento revolucionario en general, miles de familias padecieron de estos aberrantes hechos.

Para que se conozca la verdad y se haga justicia ha tenido que intervenir otro país, evidenciando que los asesinos del pueblo siguen gozando de impunidad en Guatemala.

Mientras estos criminales de guerra y genocidas sigan campantes, viviendo felizmente, en libertad y en la más condenable impunidad; mientras nuestros familiares, amigos, compañeros y camaradas desaparecidos, torturados, asesinados y masacrados y sus familias y seres queridos no encuentren injusticia, la paz seguirá siendo un mito.


EL MEJOR HOMENAJE A NUESTROS MÁRTIRES
ES LA JUSTICIA POPULAR.
Guatemala, noviembre 2006

DERROTAS DEL IMPERIALISMO

EN CUBA

Cuba sigue constituyendo el pueblo que le ha infringido las más duras derrotas al imperialismo norteamericano. El pueblo cubano y su vanguardia política no solo han logrado mantenerse independientes ante el imperialismo sino han profundizado el avance del socialismo como único proyecto alternativo al capitalismo.

EN BOLIVIA

Nacido desde la lucha indígena, obrera y campesina, hoy gobierna en Bolivia una fuerza patriótica y revolucionaria, que en contra de los mandatos de Estados Unidos, está combatiendo el saqueo del capital transnacional y local, organismos financieros internacionales y la oligarquía boliviana.
Los intentos de golpe de estado y asesinato de Evo Morales son la forma que la oligarquía boliviana y el imperio de Estados Unidos utilizan para intentar derrocar a un gobierno del pueblo.

EN IRAK y AFGANISTAN

La invasión y posterior ocupación imperialista de los países de Irak y Afganistán por parte de Estados Unidos y sus aliados serviles, se han enfrentado con la heroica y cada vez más fuerte resistencia de sus pueblos.
A pesar del saqueo que están realizando las empresas transnacionales (muchas de ellas propiedad de Bush, Rumsfelt, Cheney y Rice) y el mismo ejército de ocupación yanqui, la resistencia está acumulando fuerza política y militar que está haciendo retroceder al imperialismo norteamericano en su interés por mantener la expoliación de ambos pueblos.

EN VENEZUELA

Venezuela avanza en el proceso revolucionario y se mantiene como un país independiente del imperialismo norteamericano. No solamente avanza sino se mantiene el apoyo popular al gobierno del Presidente Hugo Chávez, que lo más probable y posible es que se convierta en presidente por otro período más en las elecciones del 3 de diciembre próximo.

EN NICARAGUA

El 11 de noviembre el pueblo nicaragüense eligió al Frente Sandinista para la Liberación Nacional, para dirigir el gobierno de dicho país. No obstante que habrá que despejar dudas sobre el carácter del nuevo gobierno, triunfó un partido del desagrado de Estados Unidos y aliado de gobiernos como el de Cuba, Venezuela y Bolivia. Con esto, además de las elites herederas del somosismo, sufrió una derrota electoral el imperialismo norteamericano.

EN LA ONU

Dos hechos han sido relevantes en la ONU.

1. En el mes de octubre Estados Unidos sufrió una derrota al no poder imponer a Guatemala como el nuevo miembro del Consejo de Seguridad de la ONU. El gobierno del presidente Berger en dicho Consejo habría significado un voto servil al imperio yanqui. La derrota fue doble pues Venezuela salió fortalecida en su enfrentamiento con el imperialismo que ha pretendido derrocar a Chávez.

2. 183 países condenaron el bloqueo genocida que Estados Unidos mantiene en contra de Cuba, con lo cual logra ser derrotado en su intento para que esto no sucediera.

Guatemala, noviembre 2006.

GOBIERNO Y EMPRESARIOS OPUESTOS AL SALARIO MÍNIMO

El salario mínimo actual para actividades agrícolas es de Q42.46 y para las no agrícolas de Q43.64. Este salario mínimo resulta insuficiente para cubrir la canasta básica vital que satisfaga las necesidades fundamentales y vivir dignamente, la cual requiere de Q.2804.00 mensuales. Para el colmo, la explotadora burguesía financiera (usurera y ladrona), comercial (especuladora de precios), industrial (maquilera) y la oligarquía terrateniente, incumplen con pagar el salario mínimo a la mayoría de las y los trabajadores.

En este marco, la Comisión Nacional del Salario tiene como tarea proponer un aumento anual del salario mínimo. Sin embargo, al estar integrada por representantes de los empresarios, del gobierno y de la clase trabajadora, los trabajadores nos encontramos en desventaja pues empresarios y quienes están en el gobierno tiene los mismos intereses: enriquecerse a costa del hambre del pueblo.

Así las cosas, tanto empresarios como el gobierno burgués de Oscar Berger, impidieron que se lograra un incremento del 50% al salario mínimo para los trabajadores del campo y la ciudad, propuesto por los representantes sindicales.

Según lo indican los procedimientos de la burguesía en el poder, al no darse un acuerdo en la Comisión del Salario, la decisión queda en manos del presidente. Esto deja en desventaja a la clase trabajadora siendo que el actual gobierno no está de acuerdo con el aumento al salario mínimo y, por el contrario, pretende que el pago al trabajador sea por productividad.

Con la propuesta de pagarnos por productividad, lo que persiguen los empresarios es que trabajemos más y pagarnos menos. Por ejemplo, que se nos pague por producto y no por quincena o mensual, con lo cual evitarían pagarnos días de descanso, vacaciones, aguinaldo, bono 14, seguridad social, entre otros beneficios que hemos logrado con base en la lucha de nuestra organización sindical. Es decir, quieren sobre explotarnos aun más.

Ante estos intentos para profundizar nuestra explotación y la posible decisión del gobierno de Berger para que se nos pague por productividad, los trabajadores y trabajadoras, debemos organizarnos, fortalecer nuestras organizaciones, sustituir a las camarillas enquistadas y movilizarnos en contra de estas pretensiones burguesas y a favor de nuestros intereses como clase trabajadora.

Guatemala, noviembre 2006.

¡TURCIOS LIMA VIVE!

¡LA LUCHA CONTINÚA!

El 13 de Noviembre de 1962, explotó en Guatemala una rebelión militar en el Castillo de Matamoros, rebelión en la que estuvieron involucrados algunos jóvenes oficiales, quienes después conformarían el "M 13", organismo político-militar, rebelde y popular al cual nuestro partido, el PGT, aportó significativamente a su constitución y esarrollo.

Nuestra tercera Conferencia "Nayo Castillo" acordó saludar de manera militante la memoria del fundador y único Comandante en Jefe de todas nuestras estructuras militares.

Sabemos que hemos de conocer con mayor documentación las características nacionales e internacionales de aquel histórico momento; así también sabemos que debemos de extendernos sobre las cualidades tanto
ideológicas como políticas del Comandante Luís Turcios, "la flaca", y de su ejemplar militancia comunista, como miembro de nuestro partido. Pero creemos que el mejor tratamiento a la memoria de nuestro camarada es hacerlo conocer en todos nuestros Colectivos, como tema obligado de nuestra formación militante.
Aquí solo testimoniamos nuestro saludo a esa gloriosa fecha, al movimiento revolucionario que engendró; y consecuentemente a su más alta síntesis, nuestro camarada el Comandante en Jefe: Luis Augusto Turcios Lima.


¡Viva El 13!
¡La lucha continua!
¡Viva el comandante Turcios Lima!

ANTE EL LLAMDO AL DIÁLOGO DE GANA-BERGER:

Un paso demagógico y una cortina de humo

Estamos ante un gobierno burgués, incapaz, corrupto, mentiroso, servil al imperialismo, que despliega una gran campaña publicitaria para promover un diálogo que nació muerto: porque impusieron una agenda, porque impusieron quiénes debían participan y porque, a esta alturas de su gestión, han demostrado con pelos y señales, el desinterés y negación de los intereses, necesidades y problemas que la clase trabajadora y el pueblo guatemalteco padecen. Todos los llamados al diálogo han sido una farsa y un fracaso para las organizaciones que se han involucrado en esta táctica del poder.

El diálogo no es más que una cortina de humo ante el intento de aprobar la ley de implementación del TLC; un mecanismo para lograr el aumento de impuestos como el IVA; un engaño para seguir aplicando sus políticas entreguistas: concesiones, privatizaciones, explotaciones mineras, bases militares yanquis; un intento para ganar tiempo y resucitar a la GANA-Berger ante sus escasas posibilidades electorales. Todas estas son un conjunto de medidas que afectan a la clase trabajadora, a los pueblos indígenas y a los sectores en condiciones de pobreza y miseria.

Prevemos que prestarse al juego del “diálogo”, como lo está haciendo UASP, CONIC, ANM y AEU, sólo servirá para abonar los intereses de quienes pretenden avanzar en el proyecto expoliador de Estados Unidos, las empresas transnacionales y la oligarquía guatemalteca.

Saludamos a las organizaciones que se han negado a un diálogo demagógico y les llamamos a dirigir la lucha frontal, como movilizaciones, contra las políticas neoliberales e imperialistas del capital nacional y transnacional y del gobierno servil de GANA-Berger.

NO AL DIÁLOGO DEMAGÓGICO
SI A LA LUCHA POPULAR CONTRA LA BURGUESÍA,
EL IMPERIALISMO Y SU GOBIERNO TÍTERE


PGT
16 de mayo de 2006

FUERZAS ARMADAS AL SERVICIO DEL IMPERIO

Recientemente, los guatemaltecos fuimos informados por distintos medios de la muerte de 8 soldados guatemaltecos y 14 más heridos en el Congo. Dichos soldados pertenecían a la recordada unidad de
sanguinarios kaibiles y estaban asignados como cascos azules de la Organización de Naciones Unidas (ONU) supuestamente cumpliendo una “misión de paz”.

Los comunistas guatemaltecos no podemos dejar de decir la verdad y desnudar la demagogia que encierra este hecho. Todos sabemos que la ONU responde a los intereses del imperio yanqui, pues este es el que la
maneja a su sabor y antojo. Basta con recordar el papel de la ONU ante la invasión yanqui en Guatemala, Haití, Irak, Afganistán entre otros muchos países invadidos y ocupados por Estados Unidos en las últimas décadas. A esto debemos sumarle la información que publicó un medio francés, el cual acusa a la misión de la ONU de pretender asesinar al líder de un movimiento insurgente de ese país. Esto hace pensar, con alto grado de certeza, que los kaibiles guatemaltecos estaban participando en acciones ofensivas y no de paz cuando fueron atacados. En otras palabras, está desarrollando funciones como ejército de ocupación al servicio del imperio,
tal y como ha sido su papel en Guatemala.

En lo anterior es donde se ubica la demagogia de la ONU y del gobierno de GANABerger. Su contubernio con los intereses de Estados Unidos en el Congo se ha visto reflejado en el montaje realizado por el gobierno y altos mandos militares para declarar “héroes” a los kaibiles caídos.

Esta política y este hecho comprueban una vez más el carácter entreguista y servil de quienes gobiernan, que han convertido a las fuerzas armadas en una institución títere, al servicio del capital imperial norteamericano.
Hacemos un llamado a militares patriotas para que impulsen acciones que permitan construir una institución armada que esté al servicio de la nación, de los intereses del pueblo. Que no mueran más soldados guatemaltecos defendiendo los intereses del imperio norteamericano en ningún otro país.

Guatemala, marzo 2006

SIPACAPA: UNA LUCHA EJEMPLAR

En nuestro Venceremos No. 7 (primera época), analizamos las características de la exploración y explotación minera en Guatemala. Especial atención dimos a la complicidad entre las empresas mineras (como expresión de la burguesía transnacional y la burguesía local) y el Estado guatemalteco (instrumento de la burguesía
guatemalteca). Ambos, empresas mineras y el Estado, han diseñado leyes y políticas mineras para beneficiar al capital transnacional a costa de la salud, el ambiente y la sobrevivencia del pueblo guatemalteco y a costa de los intereses nacionales.

En esa dirección hoy queremos rendir un justo homenaje al pueblo indígena sipacapense, el cual se encuentra ubicado en el municipio de Sipacapa, departamento de San Marcos. Ellos nos brindaron una lección de valentía, decisión e inteligencia para librar la lucha en contra de la empresa minera transnacional Montana, la cual en complicidad con el gobierno de GANA-Berger, pretende la explotación de minerales a cielo abierto en
comunidades de este y otros municipios del país y, con ello, continuar la expoliación de nuestro país.

No obstante, sus macabros intereses no contaron con la existencia de un pueblo informado sobre los efectos que causa este tipo de actividad expoliadora y, a partir de ahí, con la oposición a la actividad de dicha empresa transnacional en su territorio.

Tampoco contaban con la existencia de un pueblo con tradición organizativa, basada en la comunidad, en sus formas de autoridad, en procesos de toma de decisiones colectivas, en valores cimentados en la vida y la resistencia.
El pueblo sipacapense escogió la Consulta Popular como mecanismo principal para enfrentar este peligro. Un mecanismo que se constituyó en un ejemplo de participación ciudadana popular y democrática, basada en el Código Municipal (Artículos 64 y 66), en el Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales de la OIT y en la
Ley de Consejos de Desarrollo Urbano y Rural.

Adicionalmente, con su fuerza social y política no dejaron otro camino al Alcalde Municipal que el de convocar a todos los mayores de 18 años para votar en dicha consulta, con lo cual dicho mecanismo de decisión ciudadana adquiría, además de legalidad, legitimidad institucional.

Con una participación de dos mil 564 personas, el 18 de junio de 2005, el pueblo de Sipacapa votó mayoritariamente en contra de la exploración y explotación minera a cielo abierto en su territorio. Una mayoría de dos mil 448 personas y 11 de las 13 comunidades votaron en contra, mientras una minoría de
35 personas votaron a favor de dicha explotación.

Esta decisión popular se basó en el derecho a la participación democrática, utilizó procedimientos propios del pueblo indígena sipacapense y se fundamentó en leyes nacionales. Con legitimidad política y jurídica y con el apoyo solidario de muchas organizaciones y pueblos, el pueblo sipacapense logró lo que ningún partido u
organización política habría logrado por otros medios, mucho menos por la vía parlamentaria. Logró enfrentar con éxito al capital transnacional y al poder servil de la burguesía que hoy nos gobierna.
Pero esta lucha, que nos pertenece y corresponde librar a todas y todos los guatemaltecos revolucionarios, no ha terminado. Existen otras leyes y artimañas que la burguesía local y transnacional ha diseñado y está utilizando para revertir la decisión popular del pueblo sipacapense. Por eso han interpuesto recursos judiciales y de inconstitucionalidad para invalidar la decisión popular, sabiendo que pueden manipular
otras leyes y utilizar a sus peones en los juzgados y en la Corte de Constitucionalidad para garantizarse un resultado que favorezca a sus intereses y declarar inconstitucional la Consulta Popular de Sipacapa.

LA AMENAZA CONTINÚA
Empresas mineras como la Gladis Gold Ltd. y sus subsidiarias Montana Exploradora y Entremares S.A., la Golden Resources y su subsidiaria Compañía Minera El Cóndor S.A., Aurogin Resources y su subsidiaria Rocas El Tambo S.A., pretenden explotar minerales en Huehuetenango, El Quiché, Totonicapán, San Marcos, Alta Verapaz, Baja Verapaz, Petén, Escuintla, Jutiapa, Jalapa, Izabal, Chiquimula, Retalhuleu y Guatemala. Siguen obteniendo licencias de exploración y explotación minera y continúan con sus proyectos de explotación.
Pretenden apropiarse de los recursos nacionales y afectar a nuestras comunidades y nuestros pueblos.

En ese sentido, el gobierno de GANA-Berger continúa con su política entreguista y servil pues sigue concesionando territorios para la exploración y explotación minera y sigue empeñado en aprobar una Ley de
Minería que garantiza los intereses de las empresas mineras, pero no toma en cuenta la validez que deben tener las decisiones de los guatemaltecos tomadas en las consultas populares a nivel municipal.

El gobierno, como siempre, MINTIÓ cuando afirmó que se detendrían las concesiones mineras y que se aprobaría una ley de minería en beneficio de las comunidades y municipios, que las protegiera para garantizar que no sufran daños ambientales y a la salud humana y que validara las consultas populares. El gobierno
sigue apoyando a las empresas mineras y oponiéndose a las consultas populares, a las demandas y propuestas de las comunidades, municipios y organizaciones que están proponiendo una Ley de Minería que proteja al ser humano y a las comunidades.
RESISTENCIA POPULAR: LA ALTERNATIVA

La experiencia de Consultas Populares en Sipacapa y otros pueblos la hemos desaprovechado. No hemos valorado concretamente la Consulta Popular como mecanismos de movilización, decisión y como una parte importante de la estrategia para resistir ante estos y otros intentos de la burguesía local y transnacional y su poder económico y político, para enfrentar al gobierno cómplice y servil de GANA-Berger y a todos los partidos y organizaciones que no se comprometan en denunciar y luchar contra la minería.

Para hacerlo debemos avanzar con decisión y con planes que nos garanticen resistir con el mayor éxito posible. Para ello reiteramos nuestro llamado a la insumisión y resistencia popular como única vía para
lograrlo.

Nuestras acciones deben ser:
1. Informar al pueblo sobre el crimen que representa la minería a cielo abierto.

2. Impulsar y apoyar la resistencia que están desarrollando pueblos como Sipacapa, Totonicapán, Sololá, San
Vicente Pacaya y otros, contra la minería y contra los intentos de apropiarse del agua y otros recursos estratégicos para la vida y el desarrollo de dichos pueblos y del país en general.

3. Movilizar al mayor número de organizaciones para solidarizarse con las comunidades y pueblos que estén
resistiendo a la minería. En esa dirección es necesario apoyarnos en todas aquellas fuerzas evidentemente
anticapitalistas y antiimperialistas.

4. Luchar por una Ley de Minería que proteja y beneficie a las comunidades y municipios, pero sin pensar que esto resuelve el problema. La resistencia no debe parar.

Frenar los intereses del capital transnacional y del poder oligárquico de nuestro país que el compromiso sólo se logrará con la lucha organizada y decidida para resistir a sus intereses y políticas.

Viva la lucha popular de Sipacapa y de todos los pueblos guatemaltecos.
Viva la resistencia contra la Minería.
Guatemala, marzo 2006.

BUSH: EL HITLER MODERNO

El gobierno de GANA-Berger tocó las fanfarrias del servilismo burgués al recibir el 11 y 12 de marzo de George W Bush, el mayor terrorista que ha conocido la historia mundial, gobernante de Estados Unidos, el imperio más sanguinario, genocida y expoliador que jamás haya existido.

Para el Pueblo guatemalteco, Bush no solamente representa al imperio que contribuyó al genocidio y etnocidio en nuestro país, sino el poder que ha intervenido económica, política, ideológica y militarmente para derrocar gobiernos democráticos como el de Jacobo Árbenz Guzmán en 1954, para impulsar la represión masiva de nuestro pueblo y para sostener gobiernos militares, burgueses y serviles, entre los que sobresalen los de Ríos Montt, Lucas García, Mejía Víctores, Alvaro Arzú, Alfonso Portillo y el mismo Oscar Berger.

Bush representa la imposición de un TLC que vendrá a empobrecer aún más a nuestro pueblo. Representa la ocupación militar de nuestro territorio que, con la justificación de ayudar al desarrollo y com-
batir el narcotráfico, está asegurando inmensas riquezas minerales y energéticas que se encuentran en nuestro país, especialmente en departamentos como Petén, Zacapa, Izabal y San Marcos. Representa la construcción del muro que trata de impedir la búsqueda de una vida digna y representa la política antiinmigrante y la deportación masiva de nuestros familiares.

Para el mundo y para el pueblo guatemalteco, Bush es sinónimo de terror, expoliación, opresión, odio religioso y cultural, engaño, corrupción, represión, imposición, etc.

En el mundo y en Guatemala, Bush no es más que el Hitler moderno.

Por esas razones repudiamos la llegada del mayor dictador y terrorista y uno de los principales representantes de quienes mantienen a nuestro pueblo en condición de pobreza, explotación y opresión.

FUERA ESTADOS UNIDOS DE GUATEMALA
La lucha antiimperialista sigue.
Guatemala, febrero 2006

SALARIOS MISERABLES

Un ejemplo de la política explotadora de la burguesía y su gobierno
De la necesidad de organizarnos y luchar como clase trabajadora

sobrevivir con los salarios miserables actuales. Como si eso fuera poco el ofensivo y ridículo aumento de 5% al salario mínimo decretado por el gobierno de GANA-Berger, constituye una humillante e indignante acción de la burguesía guatemalteca, que sin duda alguna evidencia sus intereses mezquinos y su mentalidad retrograda.
Para la burguesía guatemalteca los aumentos por decreto al salario mínimo provocan desempleo y crecimiento de la economía informal. Este resulta ser un argumento cínico de la clase explorador y su gobierno.

Trabajar para la burguesía en las fábricas –principalmente maquilas--, comercios, bancos y fincas significa el sometimiento a condiciones de explotación: jornadas de trabajo de más de ocho horas, explotación de la fuerza de trabajo familiar, desempleo la mayor parte del año, condiciones insalubres, tratos denigrantes, acoso sexual y violaciones, salarios de hambre –por debajo del mínimo--, etc. No obstante, esta es la alternativa inmediata para las trabajadoras y trabajadores guatemaltecos --para aquellos que logran conseguir un empleo--, pues la mayoría de la población en edad de trabajar se mantiene en el desempleo o se ve obligada a migrar o acudir a la llamada economía informal ante la falta de fuentes de trabajo.

El desempleo es una condición o una amenaza para los trabajadores y no es cierto que crezca con el aumento al salario mínimo. Asimismo, la economía informal no sólo la realizan las y los trabajadores ente la falta de otras opciones, sino también la misma burguesía con el objetivo de evadir impuestos, aumentar la jornada laboral, pagar salarios bagres y evitar el pago de prestaciones laborales.

En todo caso, quienes siempre ganan son los burgueses (terratenientes, banqueros, industriales, grandes comerciantes, grandes transportistas, etc.). Quienes siempre perdemos somos los trabajadores y trabajadoras.

Con el mismo objetivo de aumentar sus ganancias y no pagar salarios mínimos, la retrograda burguesía guatemalteca y transnacional está promoviendo que el salario sea pagado por productividad. Es decir pagarnos a destajo como ya se acostumbra hacer en contra de nuestras hermanas y hermanos campesinos y obreros de la maquila. Es decir, están promoviendo un pago que aumentará y profundizará la sobreexplotación, la expoliación, la pobreza y miseria del trabajador y sus familias, que aumentará el endeudamiento, la desnutrición, enfermedades, el abandono de la escuela, la migración y la desintegración familiar, drogadicción, el alcoholismo –entre otros muchos problemas—que padece nuestra clase social: la clase trabajadora. Esta es una de las maneras que la burguesía local y transnacional ha ideado para seguir acumulando riqueza.

En esta lucha por nuestros intereses, quienes formamos parte de la clase trabajadora estamos en desventaja, pues el Estado y los gobiernos de la burguesía o al servicio de la burguesía defienden los intereses de los explotadores. El Estado y los gobiernos han actuado para disminuir y desaparecer el conjunto de conquistas logradas a través de nuestras organizaciones sindicales y campesinas, para lo cual han impulsado una política de ataque y represión, así como leyes que nos perjudican y que abren la puerta para que los empresarios dejen de pagarnos las prestaciones laborales y las mejoras salariales y en condiciones de trabajo que nos hemos ganado con el sudor de nuestra frente.

Mientras la burguesía tenga el poder, nosotros como clase trabajadora sólo podemos esperar este tipo de política, que reproduce nuestras condiciones de explotación, pobreza, miseria y opresión. Mientras la burguesía mantenga el poder, seguirá enriqueciéndose a costa de nuestro trabajo y de nuestra miseria.
Por esto, como clase trabajadora debemos avanzar en construir nuestra propia organización, es decir, el instrumento que nos permita luchar no solamente por aumentos reales a nuestros salarios, sino para desarrollar una estrategia para la toma del poder y para instaurar un gobierno proletario, popular y democrático que de solución finalmente a nuestras necesidades y problemas.


VIVA LA LUCHA DE LA CLASE TRABAJADORA
VIVA LA ORGANIZACIÓN DE LA CLASE TRABAJADORA
Guatemala, febrero 2006

DECLARACIÓN POLÍTICA DEL PARTIDO COMUNISTA DE EL SALVADOR, PARTIDO GUATEMALTECO DEL TRABAJO Y PARTIDO DE LOS COMUNISTAS DE MÉXICO

En el contexto del Congreso de Refundación del Partido Comunista de El Salvador se han generado condiciones para intercambiar opiniones de nuestros Partidos.

Nuestros Partidos Comunistas consideran que en el marco de las luchas comunes, de las Resistencia Activa a la implementación del Plan Puebla Panamá, es necesario bajo los principios del Internacionalismo Proletario mantener el intercambio de opiniones y desarrollar formas de cooperación y colaboración solidaria que permitan un accionar común.

Nuestros Partidos Comunistas consideran positiva la experiencia histórica que en el pasado significó la Conferencia de los Partidos Comunistas y Obreros de México, Centroamérica y Panamá y no descartamos que en un futuro inmediato deba desarrollarse nuevamente.

Nuestros Partidos Comunistas reiteran su Solidaridad Permanente y Militante con la Revolución Cubana, el Partido Comunista de Cuba y su Dirección. Queremos expresar nuestros fraternales saludos al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y hacemos votos por su pronta recuperación.

Nuestros Partidos Comunistas confirman su solidaridad con el proceso Bolivariano de Venezuela.

Saludamos la combatividad de los pueblos Indígenas de Bolivia y Ecuador en su lucha por su liberación.

Nuestros Partidos Comunistas confirman su solidaridad con las luchas del pueblo Colombiano y las FARC-EP y su destacamento de Vanguardia.

Expresamos nuestra solidaridad al pueblo Mexicano, la APPO y la Otra Campaña. Exigimos la libertad de todos los presos políticos.

El Partido Guatemalteco del Trabajo y el Partido de los Comunistas de México agradecen al Partido Comunista de El Salvador su fraternal hospitalidad y le expresan toda su solidaridad en el proceso que lo lleve a recuperar su papel en la historia de la lucha de la Clase Obrera y el pueblo salvadoreño.

¡Proletarios de todos los países, Uníos!

Desde algún lugar de El Salvador, diciembre de 2006

Presentación

Como un paso de fundamental importancia, los comunistas comprometidos en la organización de un partido de clase en Guatemala, tomamos el 20 de Octubre de 2003 la decisión de trabajar por la reconstrucción del partido comunista guatemalteco, para devolverle su partido a la clase trabajadora.

En esta tarea hemos estado comprometidos cuadros provenientes del Partido Guatemalteco del Trabajo –PGT-, del Núcleo de Conducción de la Dirección Nacional del PGT, de la Juventud Patriótica del Trabajo –JPT-, del Ejército Guerrillero de los Pobres –EGP- y de las Fuerzas Armadas Revolucionarios –FAR-, además de compañeros y compañeras que hemos abrazado la definición y práctica político ideológica comunista como alternativa para militar revolucionariamente.

Compartimos que sólo un partido científico y de clase puede constituirse en el instrumento que nos permitirá avanzar en la lucha revolucionaria por destruir el sistema sobre el cual se sostiene nuestra condición de clase explotada, oprimida y en la miseria.

Sólo un partido científico y de clase nos dará la capacidad de enfrentar a nuestros enemigos y retomar el camino por conquistar el poder y por instaurar el Socialismo.
En consecuencia organizamos y desarrollamos la Conferencia Nacional de los Comunistas “Rogelia Cruz”, la cual se realizó en Octubre de 2005.

De forma crítica, autocrítica y democrática, con sentido de unidad y camaradería, analizamos, discutimos y aprobamos con enmiendas el documento “Orientaciones Estratégicas y Tácticas del Partido de los Comunistas Guatemaltecos” propuesto por la Coordinadora Nacional de los Comunistas, y acordamos un conjunto de resoluciones, todas ellas dirigidas a lograr el objetivo estratégico para esta etapa de nuestra lucha: la reorganización del Partido Guatemalteco del Trabajo –PGT-, el partido histórico de la clase trabajadora, el partido histórico de nuestra clase.

Lo que compartimos a continuación constituye, por limitaciones de espacio, un extracto del documento final surgido de nuestra Conferencia Nacional de Octubre 2005.

DE NUESTRA CONDENA AL LIQUIDACIONISMO

En parte, la trascendencia de nuestra Conferencia Nacional de Octubre de 2005, radica en rechazar y condenar la corriente liquidacionista que pretendió la muerte de nuestro partido en 1997 y confirmar nuestro compromiso con la reorganización del partido de los comunistas, el Partido Guatemalteco del Trabajo –PGT-.

Ocho años hemos estado luchando contra el liquidacionismo, el cual se manifiesta como el conjunto de intentos de cierta parte del partido por liquidar, destruir, suprimir, anular, disolver y desmovilizar al PGT. Asimismo como el intento por sustituirlo por una asociación informe sin perspectiva política, mantenida dentro del marco de la legalidad burguesa.

Quiénes esto hicieron dejaron de ser de nuestro partido. Quienes esto hicieron decidieron renunciar y abandonar los principios, programa, estrategia y táctica del PGT.

La maniobra que constituyó el intento de liquidación del PGT, sin consenso en la militancia, fue llevada a cabo en el llamado Pleno Ampliado del Comité Central del Partido Guatemalteco del Trabajo –PGT- (5 de febrero de 1997), formalizada en El Salvador (abril de 1997) y “celebrada” posteriormente en la seudo conferencia nacional de cuadros y delegados en Alta Verapaz.

Esta maniobra demostró la perdida de carácter de clase y visión revolucionaria de los directivos de aquel entonces, quienes justificaron tal decisión “en la necesidad de avanzar en el proyecto de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca –URNG-” y cediendo a las presiones para eliminar a nuestro partido.

Hoy es evidente que no lograron crear las condiciones subjetivas y los objetivos planteados en ese entonces. Todo lo contrario, los retrocesos en la lucha revolucionaria son evidentes, lamentables y profundos.

En ese marco, la organización y lucha política de la clase trabajadora se encuentra empantanada en programas y estrategias electoralistas y pro burguesas. Han estancado la lucha revolucionaria y la tienen en franco retroceso. La resistencia y rebelión de nuestra clase y de nuestro pueblo, hoy se encuentra huérfana de un instrumento político que la articule, desarrolle y conduzca por el sendero del triunfo; y no por caminos de sumisión y entreguismo.
El liquidacionismo, entonces, renegó y reniega del programa, estrategia y principios marxista-leninistas.

Es imposible que el comunismo exista sin defender en la praxis su existencia, sin luchar contra todos los que intentaron liquidarlo y no lo reconocen o reniegan de él.
Comprendemos que el PGT no puede existir teniendo en su seno a los que niegan la necesidad histórica de su existencia. En nuestro partido estamos los que luchamos por su crecimiento y desarrollo continuo, por el desarrollo de su programa y estrategia basados en principios marxista-leninistas.

A quienes intentaron liquidar a nuestro partido en nombre de una propuesta sin principios comunistas, les decimos: ustedes no son miembros del PGT. Pueden integrar y desarrollar otro partido, pero no pueden ser miembros del PGT ni pueden representar a tan glorioso como histórico partido.

Toda maniobra que se realice pretendiendo desvirtuar la resolución de esta Conferencia tiene lazos ideológicos con renegar del programa y los principios marxistaleninistas de nuestro partido.

El militante del PGT, no tolerará ninguna maniobra y luchará en su defensa. Todos los cuadros y organizaciones del PGT hemos empezado a unirnos y seguiremos uniéndonos a las resoluciones de la Conferencia Nacional de Octubre de 2005, que rechaza y condena el liquidacionismo.

En la Conferencia misma, quienes integraron las filas que se fusionaron en el partido político URNG, reconocen autocríticamente no haber cuestionado en la práctica la decisión liquidacionista.

REAFIRMANDO NUESTRA LUCHA

Todas y todos, por consenso, como compañeras y compañeros, nos unimos a esta resolución para defender y reconstruir al Partido Guatemalteco del Trabajo, el partido de los comunistas en Guatemala. Hoy nuestro partido está vivo, en proceso de reorganización.

Hoy reafirmamos al PGT como el partido histórico de las y los comunistas. Hoy reafirmamos al PGT como partido clasista, marxista-leninista, científico, revolucionario, popular, internacionalista, patriótico y antiimperialista, constructor del Socialismo, única alternativa para la clase trabajadora y para el pueblo guatemalteco.

Su razón de ser es aportar al avance ideológico, político y económico de la revolución popular guatemalteca, integrando a su ideario las herencias revolucionarias producidas en la praxis en Guatemala, Latinoamérica y el mundo.

El liquidacionismo, entonces, renegó y reniega del programa, estrategia y principios marxista-leninistas.

Es imposible que el comunismo exista sin defender en la praxis su existencia, sin luchar contra todos los que intentaron liquidarlo y no lo reconocen o reniegan de él.

Comprendemos que el PGT no puede existir teniendo en su seno a los que niegan la necesidad histórica de su existencia. En nuestro partido estamos los que luchamos por su crecimiento y desarrollo continuo, por el desarrollo de su programa y estrategia basados en principios marxista-leninistas.

A quienes intentaron liquidar a nuestro partido en nombre de una propuesta sin principios comunistas, les decimos: ustedes no son miembros del PGT. Pueden integrar y desarrollar otro partido, pero no pueden ser miembros del PGT ni pueden representar a tan glorioso como histórico partido.

Toda maniobra que se realice pretendiendo desvirtuar la resolución de esta Conferencia tiene lazos ideológicos con renegar del programa y los principios marxistaleninistas de nuestro partido.

El militante del PGT, no tolerará ninguna maniobra y luchará en su defensa. Todos los cuadros y organizaciones del PGT hemos empezado a unirnos y seguiremos uniéndonos a las resoluciones de la Conferencia Nacional de Octubre de 2005, que rechaza y condena el liquidacionismo.

En la Conferencia misma, quienes integraron las filas que se fusionaron en el partido político URNG, reconocen autocríticamente no haber cuestionado en la práctica la decisión liquidacionista.

REAFIRMANDO NUESTRA LUCHA

Todas y todos, por consenso, como compañeras y compañeros, nos unimos a esta resolución para defender y reconstruir al Partido Guatemalteco del Trabajo, el partido de los comunistas en Guatemala. Hoy nuestro partido está vivo, en proceso de reorganización.

Hoy reafirmamos al PGT como el partido histórico de las y los comunistas. Hoy reafirmamos al PGT como partido clasista, marxista-leninista, científico, revolucionario, popular, internacionalista, patriótico y antiimperialista, constructor del Socialismo, única alternativa para la clase trabajadora y para el pueblo guatemalteco.

Su razón de ser es aportar al avance ideológico, político y económico de la revolución popular guatemalteca, integrando a su ideario las herencias revolucionarias producidas en la praxis en Guatemala, Latinoamérica y el mundo.
Por esto definimos al PGT como un partido marxista-leninista, que se fundamenta en el materialismo histórico y dialéctico, la economía política y la teoría del comunismo científico.

Nuestra unidad partidaria se basa en la ideología, programa y estrategia comunistas, como una interrelación coherente del discurso y la práctica. En este sentido, es trascendental fundamentar nuestra unidad ideológica y política en el conjunto de estas resoluciones.

Para consolidar la unidad y fundamentos del PGT, es necesario impulsar un plan consecuente de formación político-ideológica, es decir, de formación marxista-leninista.

DE NUESTRAS RESOLUCIONES EN LO POLÍTICO

Estrategia

La revolución es un proceso dialéctico que requiere continuarse. En esa perspectiva, los comunistas debemos transformarnos y transformar la realidad utilizando para ello nuestros principios y valores, nuestras capacidades y posibilidades, sabiendo que las acciones que encaminemos en este sentido abrirán brecha para los cambios históricos y estructurales.

Para avanzar en tales transformaciones, nuestra estrategia parte de las resoluciones del IV Congreso del Partido Guatemalteco del Trabajo (1969); y considera y aplica dos orientaciones fundamentales: la construcción del poder democrático-popular y la toma del poder. Ambos componentes deben existir dialéctica y armoniosamente relacionados.

La construcción del poder democrático-popular en esta etapa de la lucha revolucionaria, se relaciona con la organización, articulación y alianzas estratégicas y tácticas, en todos los ámbitos y procesos sociales, que permitan impulsar transformaciones políticas, económicas, sociales y culturales, desde las comunidades, sectores, pueblos, movimientos sociales y desde el PGT mismo. En este sentido, adquiere fundamental trascendencia concebir y llevar a la práctica tácticas específicas hacia la transformación de toda relación de explotación, opresión, discriminación, exclusión, marginación, desigualdad, injusticia; transformándolas en relaciones democráticas, de fraternidad, solidaridad, equidad, inclusión, justicia.

Como orientación indisolublemente complementaria, sin la cual no seríamos coherentemente revolucionarios, orientados a la destrucción del sistema que reproduce las relaciones de explotación, opresión, etc. los comunistas asumimos la lucha por la conquista del poder que pasa por la toma del poder de clase, sin lo cual no podremos generar las transformaciones para avanzar en la construcción del Socialismo.
En el marco de nuestra estrategia política es necesario, como lo planteó el IV Congreso del PGT en 1969, asumir que todas las formas de lucha (política, ideológica, económica) son válidas. Dichas formas deben llevarse a la práctica de acuerdo a las circunstancias, condiciones y necesidades.

Siendo nuestro proyecto el Socialismo, nuestra estrategia la construcción y conquista del poder y la vía para lograrlo la política, necesitamos plantearnos como objetivo estratégico para esta etapa la reconstrucción del partido comunista como el instrumento fundamental para impulsar la revolución guatemalteca y, como complemento esencial, aportar coherentemente, basados en el internacionalismo proletario, en la
revolución en el ámbito regional y mundial, cuyo avance dialécticamente nos aportará condiciones y posibilidades para la revolución en Guatemala. En este sentido, nuestra articulación y unidad inmediata con el movimiento comunista internacional constituye un pilar fundamental de nuestro proceso de organización, consolidación y desarrollo, y especialmente, para las luchas que nos corresponde desarrollar.

La reconstrucción del PGT no será un hecho sin nuestro vínculo estratégico con la clase trabajadora y con el pueblo organizado. En este sentido debe construirse como un partido popular en su integración, fundamento y orientación; un partido científico, de resistencia, sacrificio, permanencia y constancia; un partido insumiso, rebelde y revolucionario; un partido volcado a la movilización y lucha política.

No concebimos nuestro partido sin construirlo y desarrollarlo en el seno de las luchas de la clase trabajadora y del pueblo. Tampoco será posible sin avanzar coherentemente en el cumplimiento de las metas contenidas en este Programa político para su reconstrucción. Tampoco será posible sin avanzar en nuestra articulación con las luchas revolucionarias y patrióticas que se desarrollan en nuestro contexto, en Latinoamérica y el mundo entero.

Resulta fundamental avanzar en la praxis, como unidad dialéctica de nuestra teoría y nuestra práctica, en la formulación organizada y sistemática de las cuestiones estratégicas de la Revolución Guatemalteca.
Alianzas
Los comunistas concebimos las alianzas como procesos para enfrentar coyunturas específicas, pero también para avanzar estratégicamente en los objetivos de la revolución, la toma del poder y el ejercicio del poder.

En este sentido, nuestro fundamento parte de recuperar el principio de unidad de la izquierda, que en el contexto guatemalteco actual, debe pensarse a partir de reconocer la existencia de procesos, organizaciones y liderazgos, originados por la fuerte desarticulación y dispersión producto de largos años de diferencias
de concepción y práctica política y de las influencias económicas, políticas e ideológicas liberales y neoliberales que han penetrado y se mantienen en el seno de la izquierda. En ese sentido, debemos aportar a la unidad de la izquierda, partiendo de formulaciones programáticas que no se limiten, condicionen o encuadren en lo electoralista.

Adicionalmente, debemos contribuir a erradicar las prácticas individualistas, sectarias, militaristas, burocráticas y hegemonistas que obstaculizan avanzar en la unidad de la izquierda.

En ese sentido, es prioridad que en cada nivel de participación y lucha, todas y todos los militantes comunistas, los colectivos, redes y el partido en su conjunto, concreten la unidad o alianzas, según corresponda, para avanzar en las luchas gremiales y políticas, locales, regionales, nacionales e internacionales, que permitan desarrollar la revolución desde los intereses de los explotados y oprimidos. Unidad o alianzas que concreten nuestra disposición de avanzar en la constitución de un frente popular con objetivos revolucionarios y donde nuestros objetivos proletarios estén presentes.

Este esfuerzo es condición esencial para pensar en procesos de alianza con otras fuerzas políticas. Esto es esencial porque cualquier alianza en situación de dependencia o desventaja con fuerzas procedentes de la burguesía local, abre la posibilidad para que nuestro programa y nuestra estrategia sean cooptadas, para que terminemos sirviéndole a la derecha y su proyecto histórico, para que desprestigiemos y desvirtuemos nuestra lucha.

DE NUESTRAS RESOLUCIONES EN LO ECONÓMICO

Programa

Las condiciones estructurales propias del sistema capitalista que sostienen el régimen de explotación y opresión que hacen a la sociedad guatemalteca profundamente injusta, siguen siendo, en esencia, las mismas. Las clases sociales siguen existiendo y la lucha de clases se amplia y profundiza. Sin embargo, su particularidad y especificidad en el contexto guatemalteco y en la región a la cual pertenecemos le imprime dimensiones que deben ser estudiadas, analizadas y discutidas como pasos previos que nos permitan formular cada uno de los contenidos de nuestro Programa Revolucionario.

El programa debe reflejar, como elementos fundamentales, las características del proceso de desarrollo del sistema capitalista en nuestro contexto. En este sentido, debe tomar en cuenta aspectos tales como: modelo económico y las formas de acumulación de capital predominantes y emergentes; estructura económica y la estructuración de las clases sociales; problemática agraria, industrial y energética; problemática económica,
financiera y comercial; problemática laboral urbana y rural; configuración étnica y reproducción de la opresión, racismo y discriminación; problemática ambiental; problemática educativa, de salud, de la juventud, de la mujer y adulto mayor; imperialismo en Guatemala; las crisis general y particulares del régimen económico, político y social; estructura de poder y dominio en lo nacional, regional y mundial, y sus contradicciones; situación actual del Estado; el estado de las fuerzas revolucionarias: sus encuentros,
contradicciones y sus posibilidades de alianza y unidad. Estos aspectos, entre otros, deberán ser estudiados, analizados y discutidos con base en el materialismo histórico y dialéctico, como marco filosófico, teórico y metodológico que, desde sus fundamentos y aportes recientes, nos permita conocer objetiva y dinámicamente la realidad nacional y, desde ahí, plantear propuestas programáticas revolucionarias en lo económico, político, social y cultural, que nos encaminen a cambiar la situación de explotación, opresión y
miseria que vive nuestro pueblo.

El programa del PGT será revolucionario, popular, patriótico, agrarista, profundamente democrático, participativo, equitativo, justo y humanista: es decir, Socialista. Que se fundamente en una cultura política basada en una ética que nos defina como un partido verdaderamente comunista. Está ética debe partir del Ser Humano como el fundamento y el fin de nuestra lucha, del trabajo, de la solidaridad, de la dignidad, de la
libertad, de la igualdad, de la equidad, de la justicia, de la honradez, de la lealtad, de la verdad, de la cooperación; en el amor al prójimo y a nuestro pueblo; en el respeto a la diferencia; en la democracia socialista (que también la concebimos como democracia étnica y de género); en el internacionalismo proletario, el respeto a la libre determinación de los pueblos y en la plena vigencia de los Derechos Humanos.

El Programa ha de llevarnos al poder, mantenernos en el poder y nos debe impulsar hacia la sociedad sin clases.

Finanzas
El esfuerzo de reorganización comunista surge con cero recursos financieros. Y aunque hemos tenido la asidua cotización de varios compañeros, algunas pequeñas iniciativas y el aporte a actividades concretas de la mayoría, lo financiero requiere ser desarrollado para garantizar los recursos necesarios y oportunos a la organización y lucha revolucionaria que habremos de impulsar. El proceso de reorganización y lucha no puede darse sin los recursos necesarios para hacer sostenible y en condiciones de desarrollo la acción política.
Esto es trascendental pues no podemos concebir la existencia y lucha del PGT sin independencia económica, la cual es garantía para nuestra independencia política e ideológica.

PARTIDO GUATEMALTECO DEL TRABAJO
PGT
Por Guatemala, la Revolución y el Socialismo
Guatemala, febrero 2006

Archivo del blog