miércoles, 23 de noviembre de 2016

Saqueo

Por: Timotea Ixcoy

Aquella mañana llegaron otra vez los buitres capitalistas,
aves de rapiña con corbata y sombreros extranjeros
vestidos con ropas de cachemira y zapatos de charol.

Eran miles los filibusteros que desembarcaron,
explotadores embrutecidos
coléricos contra los pueblos en resistencia
a los que llamaban ignorantes.
-¿Dónde está el oro, el gas, el níquel?
Gritaban enloquecidos.

-Excavad la tierra, excavad aquí, allí, más abajo,
levantad la montaña, botad el bosque.
Eran tan avaros que no les bastaba con contaminar el agua,
querían llevarse los manantiales en los bolsillos.

Los esperaban los buitres nacionales capitalistas.
También estaba el que comía ojos de niños,
quien días después recibiría su premio en Miami,
una condecoración del Banco Interamericano de Desarrollo,
para más señas, el BID,
la guarida de los buitres latinoamericanos.
Saqueo