lunes, 7 de marzo de 2016

POR UN OCHO DE MARZO DE LUCHA FEMINISTA Y REVOLUCIONARIA POR LA JUSTICIA Y LA EQUIDAD

Las mujeres socialistas y comunistas de Guatemala conmemoramos la fecha del ocho de marzo,  recordando las históricas jornadas de lucha y protagonismo de millones de mujeres en el mundo, al exigir mejores condiciones de trabajo, una vida digna, con justicia y equidad; reivindicaciones  históricas que siguen vigentes a la fecha.

En este estas jornadas de lucha, el comité Rosa Luxemburgo, expresa:

·       Nuestra solidaridad con las valientes abuelas de Sepur Zarco, que llevaron  dignamente el  juicio por los delitos de violencia sexual, esclavitud sexual y esclavitud doméstica, que sufrieron durante el conflicto armado miles de mujeres guatemaltecas –sobre todo en las comunidades indígenas– cometidos por las fuerzas paramilitares y militares de seguridad. Celebramos la condena histórica a los culpables de estos crímenes de lesa humanidad, al romper el círculo de la impunidad de estas atroces prácticas “normalizadas” de guerra contra las mujeres en todo el mundo.

·       Nuestra solidaridad y apoyo a las luchas de las mujeres en la defensa del territorio, la naturaleza y la vida en la región centroamericana, y nuestra enérgica condena a la política de criminalización y asesinato –particularmente contra las mujeres que enfrenta el poder económico y transnacional–, ejecutada por las transnacionales, en contubernio con los gobiernos y fuerzas armadas gubernamentales y privadas. Condenamos el vil asesinato en Honduras de la lideresa indígena lenca, Berta Cáceres, defensora del agua y el territorio, y exigimos el pronto esclarecimiento y justicia en este y otros casos de persecución de mujeres luchadoras.   

·       Nuestro repudio y oposición a las políticas empresariales –en alianza con el gobierno y el poder político y capital transnacional– en contra de la clase trabajadora, y de nosotras, las mujeres trabajadoras, al crear normativas en beneficio de las grandes empresas nacionales y transnacionales, flexibilizar y vulnerar nuestros derechos laborales ganados históricamente, y dar privilegios fiscales a la élites económicas; como una vez más ha ocurrido con la aprobación de la ley Emergente para la Conservación del Empleo.

·       Nuestra indignación ante la actitud retrógrada, prepotente, racista, machista y patriarcal, asumida por el gobierno y el congreso de la república, al no atender las demandas ciudadanas para ampliar el marco democrático para el ejercicio pleno de la ciudadanía de las mujeres, y negarnos la paridad y alternabilidad para puestos de elección popular.

·       Nuestro repudio y condena al feminicidio y todas las formas de violencias en contra de las mujeres; al incumplimiento de los compromisos nacionales e internacionales en materia de equidad; y al retroceso en la institucionalidad estatal y las políticas públicas de salud, empleo, educación, protección, etc. a favor de las mujeres, la niñez y la juventud.  

Ante lo anteriormente expuesto, en este 8 de marzo las mujeres socialistas y comunistas de Guatemala, nos declaramos una vez más en resistencia y rebeldía contra las violencias del patriarcado y el capitalismo que nos oprimen y nos deshumanizan.

Hacemos un llamado:

·         A la unidad de las luchas y organizaciones democráticas, revolucionarias y de mujeres, para seguir acumulando fuerzas y avanzando en las batallas contra el patriarcado y el capitalismo salvaje, depredador y destructor de la naturaleza, de la vida, de nuestros cuerpos y nuestros territorios.

·         A continuar en las incansables luchas, desde todos los espacios, por nuestros derechos, por la dignidad y la vida plena, la justicia y la equidad para todas las mujeres.

Por la autodeterminación de las mujeres
frente a las diversas violencias y opresiones del patriarcado y el capital

Por un mundo donde seamos socialmente iguales
 Por la revolución socialista


COMITÉ DE MUJERES COMUNISTAS “ROSA LUXEMBURGO”
PARTIDO GUATEMALTECO DEL TRABAJO –PGT–


Guatemala, 8 de marzo de 2016