viernes, 20 de enero de 2017

CONDENAMOS LOS ACTOS DE TERRORISMO CONTRA NUESTROS PUEBLOS

El Partido Guatemalteco del Trabajo, ante la violenta represión contra la población de Ixquisis y otras comunidades de San Mateo Ixtatán, Huehuetenango, que desembocaron en el asesinato del líder comunitario Sebastian Alonzo, el 18 de enero de 2017, y ante el asesinato de Laura Vásquez, lideresa de la Resistencia Pacífica contra la Minería en Mataquescuintla, Jalapa, asesinada el 16 de enero 2017,

MANIFESTAMOS

Nuestro más rotundo repudio a estos nuevos actos de sangre contra la población que lucha por la defensa de su territorio, la naturaleza, la paz y el derecho a la libre determinación que les corresponde en su calidad de pueblos. Rechazamos el silencio cómplice que ante  estos hechos mantienen la mayoría de medios de comunicación privados así como algunas organizaciones llamadas a vigilar la observancia de los Derechos Humanos en el país. Repudiamos al capital organizado en el CACIF que pretende imponer sus intereses aun a costa de la sangre de nuestros defensores y defensoras de la vida y justifica los hechos terroristas que enlutan nuevamente a nuestros pueblos.

Guatemala vive -20 años después de la firma de los Acuerdos de Paz- una agudización de la violencia criminal y política relacionada con el incumplimiento de tales acuerdos y el  despliegue del capitalismo neoliberal.  La “paz” solo ha sido aprovechada por la gran empresa y el Estado a su servicio para privatizar los bienes y recursos públicos y comunes, favorecer el desarrollo privado de una matriz minero-energética, los monocultivos, los megaproyectos, la desregulación económica y la flexibilización laboral.

Los principales proyectos hidroeléctricos y mineros, asentados en territorios indígenas y mestizos con altos índices de pobreza y exclusión social, son objeto de oposición debido a que consuman el expolio y son un atentado contra la vida y paz social. Sobre todo se oponen comunidades que reclaman su derecho a la organización y a decidir su futuro en el territorio. Esta resistencia legítima, además, se libra ante la impunidad con la que las empresas imponen dichos proyectos en los territorios, la violencia con la que comunidades y organizaciones son reprimidas por la policía nacional civil y el ejército en complicidad con órganos paramilitares de las empresas. 

Estos hechos que condenamos, hacen parte de una política de criminalización que a través de amenazas, atentados, persecución policial, apresamiento político y ejecuciones extrajudiciales, implementa el Estado y las empresas extractivas en contra de comunidades y organizaciones que luchan contra estos proyectos de muerte.

Ante esta política y estos hechos represivos llamamos a todos los sectores populares, revolucionarios y democrático-progresistas a denunciarlos y solidarizarse con los pueblos y organizaciones en lucha y resistencia. Asimismo, a redoblar las luchas por las propias demandas vinculándolas a la lucha general contra el capitalismo neoliberal y el Estado a su servicio.

Los comunistas guatemaltecos apoyamos todas las luchas de los pueblos contra la explotación y opresión capitalista, racista y patriarcal.  Por ello manifestamos nuestro compromiso de contribuir a la articulación de las luchas de las y los trabajadores de todos los pueblos del país y para la transformación socialista, única alternativa de la clase trabajadora, los pueblos y los sectores oprimidos.

Por Guatemala, la Revolución y el Socialismo
PARTIDO GUATEMALTECO DEL TRABAJO

https://ssl.gstatic.com/ui/v1/icons/mail/images/cleardot.gif