domingo, 5 de febrero de 2017

Breve y muy resumida historia del Partido Comunista de Guatemala

Por Amílcar Carrillo


El hoy reconocido Partido Guatemalteco del Trabajo -PGT- tuvo su origen en el Partido Comunista Centroamericano -PCC-, Sección Guatemala, fundada en 1922. Esta sección fue conocida como Partido Comunista de Guatemala -PCG- dirigido por Antonio Cumes, Luis Villagrán, Miguel Ángel Vásquez, Alberto del Pinal, Humberto Molina, Luis Sánchez Baten, Jacobo Sánchez, Antonio Obando Sánchez y Juan Chigüichon. Junto a estos dirigentes guatemaltecos hubo internacionalistas como Juan Pablo Wanright y Farabundo Martí, entre otros. Durante 10 años este partido, fuertemente vinculado a la clase trabajadora, participó en la organización y movilización de sindicatos y federaciones sindicales, levantando las demandas económicas y políticas del proletariado de aquella época.

En 1932, ya en el poder, el furibundo criminal anticomunista Jorge Ubico atacó al Partido Comunista hasta lograr la captura de todos sus dirigentes y la condena a muerte. Después del amañado juicio, fusilaron a cuatro de ellos: Jacobo Sánchez, Humberto Molina, Luis Sánchez Baten y Juan Pablo Wanright. El partido quedó destruido. El dictador y sus lacayos ahuyentaron, encarcelaron, fusilaron y exilaron a los comunistas. El Partido Comunista desapareció temporalmente.

Catorce años después, acabada la dictadura ubiquista al fragor de la Revolución de Octubre de 1944, los encarcelados comunistas salen libres, los exilados vuelven al país, los escondidos aparecen y junto a otros internacionalistas hacen lo que podían y debían hacer: organizar. Fundan la Escuela Claridad y en 1945 estructuran de nuevo el Partido Comunista el cual convierten en Partido Vanguardia Democrática con vida pública. Convencen al Secretario General del Partido de Acción Revolucionaria, José Manuel Fortuny, a formar parte del esfuerzo comunista. Y llevan a cabo el Primer Congreso del Partido Comunista de Guatemala el 28 de septiembre de l949. En su Segundo Congreso, en 1952, cambió su nombre a Partido Guatemalteco del Trabajo -PGT- y apoyó decididamente al gobierno de Jacobo Árbenz en la aplicación de la Reforma Agraria, en el impulso cultural y en la lucha antiimperialista. Además de Fortuny, en la Dirección del Partido destacan Alfredo Guerra Borges, Bernardo Alvarado Monzón, Víctor Manuel Gutiérrez, José Luis Ramos, José Antonio Ardón y Pedro Fernández.

La contrarrevolución imperialista, cachureca y oligárquica de 1954 obliga la clandestinidad del PGT, de la que sale hasta l996. La enorme represión política y la conculcación de los derechos políticos de los pueblos inducen al PGT a la lucha armada y a participar gradualmente como sustrato, sujeto y afluente de la guerra popular revolucionaria hasta la negociación política que termina en l996. Durante este largo período contrarrevolucionario cientos de destacados comunistas fueron asesinados, entre otros: Octavio Reyes, Víctor Manuel Gutiérrez, Rafael Tishler, Bernardo Alvarado Monzón, Mario Silva Jonama, Carlos René Valle, Miguel Ángel Hernández, Hugo Barrios Klée, Carlos Alvarado Jerez, Fántina Rodríguez, Huberto Alvarado Arellano, Adelina Caal, Hugo Rolando Melgar, Manolo Andrade Roca, Alfonso Figueroa, Santiago López Aguilar, Arsenio Carrera Coro, José Luis Monterroso, Luz Haydee Méndez, Hugo Navarro, Santos Landa Castañeda, Silvia Gálvez, Víctor Fortuny.

De l978 a 1984 el PGT se escinde en varias expresiones, y su última representación activa lo liquida en 1997, diluyéndose en la URNG. Sin organización formal, los comunistas han mantenido el espíritu partidario, esperando la oportunidad para darle vida de nuevo a su organización, conservando el anhelo de tener su partido comunista.

Así es como en el transcurso de los últimos años se reorganiza, se reconstruye y se camina hacia la refundación del Partido Guatemalteco del Trabajo para luchar contra la explotación capitalista del trabajo y la naturaleza, contra la opresión patriarcal y la opresión racista hacia los pueblos indígenas y contra la dominación imperialista. Para mantener viva la llama del socialismo e incentivar la vuelta al marxismo como antesala a las luchas por Guatemala, la Revolución y el Socialismo.


Camino Socialista, enero 2017  Época I  Número 20  año 4